viernes, 30 de septiembre de 2016

Un regalo desde la Tienda Infinita

Antes de lo esperado, porque uno se acostumbra a que el correo tarde en llegar a Azkaban (porque siempre nos envían a las lechuzas más torpes), ha llegado por aquí los ejemplares en físico de Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, mi nueva novela. ¿Qué? ¿Que todavía no os he lavado el cerebro suficiente? Tranqui, que me pongo a ello.


Devon Crawford y los Guardianes del Infinito es la primera parte de una saga de género fantástico que trata sobre una custodia multidimensional, con una tienda de objetos mágicos y que tiene quince años (y es la clave de un complot para destruir el multiverso... Chan, chan, chan). Ya sabéis, mis cosas.

Podéis haceros con la versión digital y la versión física a través de este mágico enlace a otra tienda infinita que es Amazon o, si estáis por Azkaban, comentarme e iré en persona a pegaros con el libro, cosa que sé que siempre se agradece. Perdón, por "pegar" quería decir "dedicar" (je, claro, sí).

En definitiva, ya tengo un par de ejemplares con los que atormentar a cualquiera que se cruce en mi camino. Y también los puedo utilizar de arma arrojadiza, pero si sois más majos, también lo podéis leer, que, vaya, es una cualidad a tener muy en cuenta en un libro.


Ya sabéis del esfuerzo que ha llevado este libro y si no lo sabéis, dad las gracias para no haber aguantado mis crisis de fe, mi Jekyll que me ha soportado estoicamente Elsbeth o esa idea de no saber si a alguien le interesaría esto. Gracias a los que sí.

No soy la misma persona que empezó a escribir la saga y seguiré sin serlo cuando escriba el segundo. Muchas cosas han cambiado y bien me temo que algunas partes de mí se han quedado por el camino. Muchas otras creo que no llegarán a finales de este año. Solo espero que lo que quede de mí siga divagando por la Tienda Infinita. ¡Seguro que sí!


jueves, 29 de septiembre de 2016

Música: All the Angels de My Chemical Romance

Ya que recuperamos una de las rarezas del disco por el décimo aniversario de The Black Parade, tampoco olvidemos que Danger Days ha cumplido recientemente seis años (y de ahí el gif). Fuente

Me gusta hacer un poco de arqueólogo y sumergirme en las rarezas musicales de mis grupos favoritos. All the Angels es una de las demos publicadas en Living with ghosts, el disco con el que se celebran los diez años de la publicación de The Black Parade de My Chemical Romance (y sí, hace poco os hablé de ello). 

La canción es lo suficiente pegadiza para aparecer por aquí (ese "you are all to blame" y el "uuuuuuh", ¿qué le vamos a hacer?) y, aunque no deja de ser un descarte, no hay por qué dejarla de lado. Basta decir que una de mis canciones favoritas de My Chemical Romance es Desert Song, un tema que solo conocemos los que somos muy seguidores de la banda porque jamás se publicó como tal en ninguno de sus discos (una historia complicada). Así que no me miréis raros si me gusta revolver entre la discografía de esas bandas con las que os atormento de vez en cuando.


No deja de ser una lástima que nunca nos llegase la versión final, pero bueno, peor podría haber sido que nunca nos hubiera llegado de ninguna manera, ¿no?

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Crítica del cómic: A.I.D.P., ¿por quién doblan las campanas?

Logo de A.I.D.P., la organización formada por los compañeros de Hellboy en los cómics. Fuente.


"En la ausencia de la luz, prevalece la oscuridad"- Lema de A.I.D.P. en las películas de Hellboy


Hace ya veinte años que el dibujante y guionista Mike Mignola empezó a contarnos las historias de un demonio con buen corazón destinado a hacer grandes cosas: Hellboy. En esas aventuras era capaz de mezclar misterio, aventuras, fantasía, terror e incluso humor a partir de un arte impregnado de oscuridad y una falsa simpleza (que resulta más que compleja en realidad). Un aficionado de los buenos cómics no podía hacer otra cosa que alegrarse ante la aparición de estos extraños personajes que refrescaban el panorama de los tebeos en ese momento, convirtiendo a Dark Horse en una editorial puntera y forjandouna manera de hacer cómics que se extendería por otros como Atomic Robo de Brian Clevinger y Scott Wegener y The Umbrella Academy de Gerard Way y Gabriel Bá. La fama no tardaría en llegar a la serie haciendo que Guillermo del Toro la llevase a la gran pantalla. El director mexicano ya había dejado caer un guiño a A.I.D.P. en Blade 2 (Scud lleva una camiseta con su símbolo), pero sería con Hellboy (2004) y Hellboy: El ejército dorado (Hellboy: The Golden Army, 2008) donde los antihéroes de Dark Horse cruzarían la gran pantalla, trayendo más fama y reconocimiento aún a la ahora franquicia. El director jugaría con diversos elementos de los cómics, cambiando algunas cosas, combinando otras, inventando elementos... Sea como sea, la huella de Guillermo del Toro hizo que Dark Horse pudiera impulsar aún más el universo del demonio. 

martes, 27 de septiembre de 2016

El hombre que fue jueves, dejando en jaque desde 1908

El hombre que fue jueves supone una obra digna de reconocimiento,
un clásico capaz de descolocar a cualquier lector.
Hoy, hablo de él. Fuente.



Decía Edgar Allan Poe que todas las obras de arte debían empezar por el final y, cuando uno lee El hombre que fue jueves de Gilbert Keith Chesterton, evoca estas palabras con cierta sonrisa. Hablar de esta novela debería ser fácil para el más avispado, pero incluso así, esta obra, que aún se lee con gran avidez, descoloca con una habilidad que muy pocas consiguen. 

Recuerdo cuando leí Estudio en escarlata, con ese Sherlock que señalaba al culpable sin, aparentemente, venir a cuento y, de pronto, la novela se rompía y nos íbamos al oeste, con otros personajes y con piezas que debíamos ver cómo encajaban. Arthur Conan Doyle lo conseguía y un servidor no le quedaba otra que aplaudirle. En el caso de El hombre que fue jueves, me quito el sombrero ante Chesterton. Debe ser difícil escribir una novela que al principio sea de misterio y, en realidad, desde el principio, fuese una historia no solo sobre filosofía sino sobre religión (y más cuando el autor es un escritor converso al catolicismo tras años de no creer en Dios). Muy agudo, señor Chesterton. No me lo esperaba. 

lunes, 26 de septiembre de 2016

Diez años de The Black Parade: Living with ghosts

Logo y portada del Living with ghosts con motivo del décimo aniversario de la publicación del disco The Black ParadeFuente.

Siempre hay un disco en tu vida (o espero que lo haya) que acaba siendo como un descubrimiento que te cambia y que te ayuda a conocer a otra multitud de grupos. Es como crear una especie de balanza. Te gusta ese grupo y ese disco, ¿otro que escuches llegará a la altura? ¿Es igual de bueno? ¿Es peor? ¿Es diferente? Mi primer gran disco que me sirvió como punto de referencia fue The Black Parade de My Chemical Romance.

Me topé con My Chemical Romance con la edad suficiente, los amigos y un estado de mi vida que favorecieron que me colase perfectamente en aquel mundo de rock oscuro que proponía la banda de Nueva Jersey. Sí, ya sé que mucha gente ha huido lejos de ellos con los años, pero no es mi caso. Me gustan lo suficiente como para negarlo por el qué dirán (me da igual lo que digan, es así de simple). Y aunque Gerard Way pregonase en sus conciertos al final del tour que The Black Parade is dead!, parece que ha resucitado. Los fantasmas... nunca nos abandonan.

domingo, 25 de septiembre de 2016

Crítica de cine: Warcraft, ¿la maldición del videojuego en el celuloide?

Póster con varios de los personajes principales de Warcraft, la adaptación cinematográfica del célebre videojuego. Fuente.
Warcraft ha sido una de las películas recientes más criticadas (para mal), pero a un servidor no le ha disgustado (o no del todo). Vaya, que mis expectativas eran tan bajas que, en el fondo, ha habido algunos momentos interesantes en la adaptación del famoso videojuego, la cual ha sido dirigida y coescrita por Duncan Jones.

Warcraft nos sumerge en las tierras de Azeroth, que está siendo invadido por una horda de orcos. En ese mundo, tanto humanos como orcos deben decidir si la guerra es el único paso que les queda mientras la magia se vuelve cada vez más peligrosa. Y, al menos, aunque la premisa no parezca nada del otro mundo, los personajes, sin ser la octava maravilla, resultan interesantes en la propuesta.

El guion y el metraje incluyen muchos conceptos del género fantástico en pocos minutos, los cuales deben ser del agrado de los fans, pero que a algunos espectadores puede descolocar (venga, un poco de esfuerzo nunca viene mal). Y es que se nota el recorte de ciertas tramas o escenas en pos de colocar un grandísimo puzle en dos horas donde debemos aprender cómo funciona la magia de los orcos, los diferentes reinos, la separación entre las principales razas, el pasado de gran parte de los personajes… Y Duncan Jones hace lo que puede para que todo esto encaje, aunque chirríe en algunas partes o no entretenga en otras.

sábado, 24 de septiembre de 2016

El Reto del Juntaletras: ¿qué te llevó a escribir por primera vez?

¿Qué te llevó a imaginar por primera vez y por qué es importante tenerlo en cuenta?
Fuente.

¿Qué te llevó a escribir o contar una historia por primera vez? Pienso que cada uno de nosotros tenemos una respuesta para esa pregunta y, sea la que sea, es legítima.

-Un cuento que nos mandó una profesora.
-Una forma de entretenernos.
-Un modo alternativo de terminar la novela de otro autor o un cuento que nos contaban.
-El deseo de protagonizar nuestras propias historias imposibles.
-El anhelo de cautivar como nos cautivaban a nosotros.
-Enamorar a alguien.
-Producir miedo en otros…

Cualquier respuesta, considero que puede llegar a ser comprensible, por retorcida que sea (escribir para hacer el profeta del dios de la sala boloñesa. ¿Por qué no?). Y no hay una contestación total o definitiva, puede que haya muchas. Uno no da un paso por un solo motivo, puede darlo por muchos más.

viernes, 23 de septiembre de 2016

Yuma no quería ser un soldado: Brian K. Vaughan y el fin en Saga

“Lo último que Yuma quería era ser una soldado. Siempre pensó que era demasiado fácil convencer a los jóvenes para que echasen a perder su vida con tal de hacerse los héroes. Después de la muerte en combate de su amor de toda la vida, Yuma, afligida, acabó por declararse una “sensualista”. En una galaxia llena de sufrimiento, la artista consagró su vida a perseguir el placer, evitar el dolor y ayudar a los demás a hacer lo propio. Sí, no siempre le salió bien… pero ¿a quién coño le sale todo bien? Brindemos por otra víctima de esta dichosa guerra, una mujer que al menos logró morir exactamente igual que había vivido: con un colocón de puta madre”.
HAZEL, 
escrito por BRIAN K. VAUGHAN, 
dibujado por FIONA STAPLES.

Personaje de Saga Yuma Brian K. Fiona Staples
Yuma. Fuente.
Y por este tipo de cosas es por las que no puedo dejar de estar enamorado de la serie de Saga, escrita por ese genio que es Brian K. Vaughan y dibujada por la magistral Fiona Staples. No me paso todo el día hablando de este cómic, pero que sepáis que merece condenadamente la pena. Si alguna vez, habéis querido leer un cómic de space opera realmente humano, pero que sea más cosas, aquí tenéis las aventuras y desventuras de esta extraña familia.

Además, a veces, mediante la imaginación y el uso de sus variopintos personajes, Vaughan es capaz de reflexionar sobre la contraposición entre el bien y el mal, entre los héroes y los villanos, entre la paz y la guerra, moviéndonos hacia espacios que nadie podía esperar y eso es lo que hace de Saga uno de los tebeos actuales que más vale la pena descubrir, como os he comentado en otras ocasiones

Mezclando la vida de una familia con un alegato contra la guerra, Saga se transforma rápidamente en un mosaico temático. Al final, siempre se impone la humanidad en este cómic y nos recuerda que, ya sea hablando de seres imposibles o guerras galácticas, realmente se habla sobre cada uno de nosotros y nuestro deber para con el mundo y los que nos rodean. Solo nosotros elegimos cómo queremos pasar del mundo cuando todo se acabe.

jueves, 22 de septiembre de 2016

Críticas de cómics: “Batman. El hijo del demonio”, el Caballero Oscuro se enfrenta al abismo

Portada de Batman. El hijo del demonio, uno de los cómics que nos hacen profundizar en la mitología del héroe de Gotham.

“Entonces, la Tierra gritó como una mujer dando a luz y el viejo recién nacido se alejó con paso firme y los hombros encorvados como dispuesto contra la embestida de una tormenta cercana”.

Ra's Al Ghul ha regresado de la muerte. Un crimen en Gotham conduce a Batman hasta su viejo mentor y enemigo. ¿Se convertirá el Caballero Oscuro en el heredero de Ra's al casarse con Talia Ghul? El hijo del demonio es una historia importante dentro de la mitología de Batman. El Caballero Oscuro acepta su destino y asiste a un viejo enemigo con tal de destruir a un peligroso adversario común.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Crítica del libro: La Torre Oscura 1: El pistolero, la rueda del ka empieza a girar

Portada de La Torre Oscura: El pistolero,
el inicio del viaje que plantea King en su magna obra.

“Me ha dicho que era usted humano, no un demonio. ¿O acaso me mentía?”- BROWN.

“El hombre de negro huía a través del desierto y el pistolero iba en pos de él”. Así comenzó Stephen King la odisea en la que se convertiría La Torre Oscura, su mayor saga hasta la fecha y gran compendio de los temas y obsesiones del autor de MaineEl pistolero es la primera novela de las siete que componen la saga del archiconocido Stephen King y, en ella, se nos presenta al personaje de Roland Deschain y su viaje en busca de respuestas, es decir, hasta la Torre Oscura.

Si te gustan las historias bien escritas, el western, la fantasía épica y el estilo de Stephen King, ¿a qué esperas para leer La Torre Oscura? Si te gustan sólo algunas de estas cosas, también puede gustarte y, si no te gusta demasiado ninguna (¿qué haces aquí, pistolero?), pero quieres disfrutar de una buena y adictiva historia: El pistolero es una buena elección.

martes, 20 de septiembre de 2016

Música: Running With The Wild Things de Against the Current

Portada del primer disco de Against the Current, In Our Bones,
del cual forma parte el tema del que os voy a hablar hoy. Fuente.
Creo que nunca os lo he contado (o no al menos hasta ahora), pero me parece algo deprimente cuando veo a gente más joven que yo realizando obras artísticas estupendas, mientras yo sigo deambulando por el filo de la navaja (y peinando canas... No, es mentira, no tengo canas, pero ya me entendéis). De ahí, mi pequeño trauma al descubrir a esta joven banda estadounidense, Against the Current, que puede que no esté entre mis favoritas, pero siempre hace ilusión hablar de traumas y de bandas de chavales que están surgiendo.

Siguiendo la escena de las nuevas tecnologías (se hicieron conocidos en Youtube por sus covers) y yendo tras la senda marcada por bandas como Paramore (ellos también son del sello discográfico Fueled by Ramen), Against the Current estrenó este año su primer disco: In Our Bones, que contiene algunos temas interesantes entre los que destaco Running With The Wild Things y mi favorita Chasing Ghost (que os la compartiré algún día, quizás en dos semanas o diez años..., ya sabéis).


Bajo un videoclip donde venden esta imagen de "eternos rebeldes", el ritmo de Running With The Wild Things no deja de seguir los esquemas del rock alternativo (por muy alternativo que sea, ya tiene un estilo), pero se alimenta de la agradable voz de la cantante y crea un tema bastante pegadizo. La letra no está mal, pero seguramente, no deja de ser un estreno prometedor que augura nuevas y potentes canciones en el futuro (si siguen por la senda que intentan marcar, esperemos que no se vendan).

¿A vosotros qué os parece?

P.D.: Y sí, este es un post de cómo me deprimo por nunca haber montado la banda de rock que quería montar de adolescente. Al menos, tengo la literatura. Ese es mi propio rock.

lunes, 19 de septiembre de 2016

Book Tag: Dictador literario

Monstruos, hoy toca un tag literario para hablar de ciertos libros: el Tag del Dictador Literario. Me ha seleccionado el compañero escritor Alan D.D. desde su blog, más que recomendable, Tinta Nocturna. Darle las gracias por acordarse de mí. Así que allá vamos…

1.¿Qué libro harías leer a todos?

Fahrenheit 451. Es el compendio de todo lo que significa la literatura y la cultura en un mundo cada vez más deshumanizado. Y con el talento de Ray Bradbury, un genio literario.

Portada de Fahrenheit 451, un auténtico clásico de literatura imprescindible. Fuente.
2.¿Qué construcción o recurso literario prohibirías?

Ninguno si está justificado. Sí me cargaría ciertos clichés…, pero en mis propias obras. No puedo obligar a los demás a que se trabajen las tramas y dejen de lado ciertos estereotipos cansinos. No me gusta perder el tiempo.

domingo, 18 de septiembre de 2016

Crítica de cine: X-Men: Apocalipsis, el ciclo del hastío interminable

X-Men: Apocalipsis, una nueva entrega de la franquicia mutante... ¿O la gota que colma el vaso? Fuente.
En un punto de X-Men: Apocalipsis, en una escena bastante prescindible (si no es para sacarle un doble sentido), los personajes discuten sobre Star Wars: El retorno del Jedi. El personaje de Jean Grey dice que la tercera es la peor. Y uno se pregunta si el director Bryan Singer le estaba enviando un dardo envenenado a Brett Ratner, director de X-Men 3, o a sí mismo con esta película, que es el cierre de esta segunda trilogía de X-Men. Seguramente, una vez terminada esta "adaptación" del primer mutante, uno siente que Singer ha hecho autocrítica de modo inesperado.

X-Men, X-Men 2, X-Men 3, Lobezno Orígenes, X-Men Primera Generación, Lobezno Inmortal, X-Men Días del Futuro Pasado, Deadpool, X-Men Apocalipsis… Los años pasan y las adaptaciones cinematográficas de los mutantes de Marvel, en las garras de Fox, también y un servidor se siente cada vez más desconectado de esta ¿saga? sin rumbo.

Algo me hacía temer que Apocalipsis sería una nueva muesca más en ese suelo donde no se cansa de estrellarse una saga que, para mí, ha perdido las virtudes de los cómics. Me explico: los X-Men surgieron como jóvenes con poderes que debían aprender a usarlos en un mundo donde eran odiados, pero, de un modo más sencillo, era una forma de plantear problemas como la marginalidad o el racismo a través de la fantasía.

sábado, 17 de septiembre de 2016

El Reto del Juntaletras: ¿se puede luchar contra la censura literaria?

¿Existe la censura en la literatura? Me temo que sí y el escritor es el peor censor de todos. Imagen de dominio público.

Esta semana se han cumplido treinta años de la publicación de It (Eso), todo un paradigma dentro literatura, no solo de terror, y uno de los motivos para ensalzar semejante obra es la libertad con la que el autor se sintió a la hora de concebir su historia. Stephen King no se autocensuró. O al menos, no da esa impresión, a lo largo de las más de mil quinientas páginas. Lo comentaba ayer con un amigo profesor: él (mi colega), que debe tener unos cuarenta años, me decía que lejos de sentir esa aura de vejez que le impulsa a decir que los jóvenes viven en un constante libertinaje, lo que siente es muy diferente: que nuestra generación cuenta con menos libertad que la que contó él. Y es cierto. Se puede aplicar, sin duda, al mundo de la literatura.

No esperéis ahora un manifiesto secreto, la declaración de una tremebunda conspiración, donde hablaré de un censor de barba luenga, gafas con cientos de lupas y una gran pluma roja que revisa cada una de las novelas que le llegan, mutilándolas y convirtiéndolas en esperpentos del régimen. Puede que alguno quede, pero sería reconocer que quedan correctores dictatoriales que sepan leer y tampoco estamos aquí para halagar a lo mejor de lo mejor del vertedero. Además, esto es nuestra responsabilidad. No culpemos a los demás. La dictadura (de la ignorancia y el conformismo) no ha prohibido leer, nosotros mismos hemos dejado de leer en pos de redes sociales efímeras y otras drogas de mierda. Este es mi problema y el tuyo, nene. No mires a otro lado. Asume las consecuencias.

viernes, 16 de septiembre de 2016

Los amigos de papel o la amistad en It (Eso) de Stephen King

La lectura de It (Eso) nos transporta a los Barrens, el verano y las amistades que parecen solo posibles en los grandes libros de Stephen King.

“Ellos eran sus amigos y su madre se equivocaba: no eran malos amigos. «Tal vez —pensó— no existen los buenos y los malos amigos; tal vez solo hay amigos, gente que nos apoya cuando sufrimos y que nos ayuda a no sentirnos tan solos. Tal vez siempre vale la pena sentir miedo por ellos, y esperanzas, y vivir por ellos. Tal vez también valga la pena morir por ellos, si así debe ser. No hay buenos amigos ni malos amigos, solo personas con las que uno quiere estar, necesita estar; gente que ha construido su casa en nuestro corazón».
EDDIE, escrito por STEPHEN KING.

Es interesante lo que me ha ocurrido leyendo It (Eso). No solo es una gran novela, sino que también ha sido una experiencia, una obsesión, una de esas obras que te filtran en la sangre como una especie de suero que te transforma.

Y si me pongo menos incisivo, leer Eso (It) es como hacer amigos durante un verano. Ver cómo los personajes se conocen, sus diferentes caracteres, saber lo que piensan, estar tan bien perfilados… Los Perdedores se transforman pronto en un espejo del lector.

jueves, 15 de septiembre de 2016

El día en que Neil Gaiman me contestó a un correo y me pasé el resto del día dando saltos de alegría y poniendo títulos extremadamente largos a una entrada

Este era yo ayer, en realidad. Nota: no, era Loki, pero vaya, usad un poco la imaginación, ¿queréis? Es gratis. Fuente.

Si no habéis escuchado mis gritos de alegría desde allá donde estéis, como se escucha la voz del hombre oscuro de Apocalipsis (¿qué? ¿qué pasa? Sigo leyéndolo), al igual que el tañido de una tormenta o una lluvia en la oscuridad, será porque no habréis prestado atención, porque ayer me hizo bastante feliz recibir un correo de alguien que admiro profundamente. Y sí, esta es una introducción innecesariamente melodramática, pero ya me conocéis.

Os pongo en acontecimientos: al publicar mi nueva novela, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito (¿cómo? ¿todavía no la habéis leído?) e incluir una cita de Neil Gaiman, decidí pedirle permiso al autor para utilizar esa frase. Sé que en Estados Unidos es fair use, pero en España hay que pedir permiso al autor de una frase para incluirla al principio de tu novela. Así que, por si acaso, aún sabiendo que Neil Gaiman es un autor bastante cercano (y también atareado, porque está a mil cosas), decidí enviarle un correo y preguntarle si podía incluir la cita. Incluid música de dramatismo a este momento. Gracias.

miércoles, 14 de septiembre de 2016

¡Devon Crawford y los Guardianes del Infinito ya está a la venta en formato físico y digital!


¡Monstruos! Ya podéis conseguir vuestro ejemplar en físico de Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, la primera parte de la saga de aventuras y fantasía que comencé este verano. Ha sido estupendo poder escribirla y espero que os guste tanto como me gustó a mí crearla. 

Esta novela gira en torno a una chica de quince años que descubre que no solo es la heredera de una tienda de segunda mano de objetos mágicos, sino que también es la guardiana del multiverso y hay un complot para acabar con ella (lo que se llama vulgarmente: “un buen fin de semana”). 

Y como no me canso de repetir (porque la cualidad de ser pesado no la puedo canjear por un dragón de dos cabezas, las cuales discuten entre sí sobre los temas más variopintos), Devon Crawford y los Guardianes del Infinito es una especie de “carta de amor” a todas esas cosas que me gustan: Doctor Who, los cómics de Marvel, Harry Potter, Mundodisco…, aunque con ese tono de malicia que no me lo puedo quitar ni para detrás. Es fantasía y es la novela que quería escribir y eso no hay quien me lo pueda quitar (y me siento feliz de ello).


Si estáis por Tenerife, recordad que si queréis vuestro ejemplar, solo tenéis que hablar conmigo y os llevaréis seguramente una firma, un cutredibujo (no me quedan más trasgos, lo siento) y la alegría de un crío de veinticinco años (que eso no se ve mucho).

Devon Crawford y los Guardianes del Infinito tiene una edición física en la que hemos puesto mucha dedicación, tanto en las innumerables correcciones (ay) como en el diseño de la portada y la maquetación (fruto de multitudinarias peleas en el ordenador). Todo este verano ha sido un pequeño infierno de correcciones, pero el resultado final creo que ha valido la pena. De lo contrario, Devon y Gwen me estarán mirando mal desde la estantería el resto de mis días. Lo sé.

Y a continuación, un par de fotos que harían que Theophilus desease exiliarme de la Tienda.

Separadores personalizados para diferenciar escenas que pasan en
diferentes momentos o con diferentes protagonistas.
Este es un paso más para mi consagración, sí, sí, sí.

Los títulos de capítulos, la letra capital y
esa edición de prueba que casi acabo quemando. Todo muy bonito.


Pienso que hay días lo suficientemente importantes como para ser convalidados por años de experiencia y creo que también hay libros que siguen este ejemplo. He aprendido mucho con Devon y no podría sentirme más orgulloso de ella y de todas las personas que han apoyado esta novela desde que daba tímidos pasos más allá del callejón: amigos, divulgadores, seguidores, rinocenoides, ardillas mutantes con metralletas, nigromantes... Vosotros habéis salvado el infinito y doy las gracias a todos los que queráis leerla y descubrir esa puerta hasta el infinito que espera al final del lugar que menos esperáis.

Sobre la precuela, el relato largo o novela corta El Tiempo del Príncipe Pálido, será gratuita y seguramente la podáis disfrutar a finales de años (o comienzos del siguiente). En relación a la segunda parte, no tiene aún fecha. Con respecto a otras novelas, creo que voy a tomarme mi tiempo antes de que salga otra. Lo bueno de estar desaparecido de estos mundos es que puedes centrarte en lo que realmente te gusta: en vivir, y una de las cosas que me gusta de mi vida es poder escribir. Eso no puede cambiarse.



Además, si queréis haceros con la edición especial de mi otra novela, Hollow Hallows, por cierto, sigue estando disponible:


¡Muchas gracias a todos!

martes, 13 de septiembre de 2016

Crítica del libro: NOS4A2, y es que los muertos viajan deprisa

La matrícula que llevan vuestras pesadillas. Fuente.
¿Qué es lo que hace que la Navidad sea maravillosa, si solo es adornos, oropel y falsedad envuelta en papel de regalo? ¿Qué harías si pudieras evitar pensar en ello y solo centrarte en esa falsedad? ¿Le venderías tu alma al diablo por ello? ¿Y si tuvieras el don de encontrar lo que se ha perdido? ¿Incluso la verdad? ¿Qué pasaría si te topas con un auténtico monstruos? NOS4A2 se hace algunas de esas preguntas a lo largo de sus páginas, que coronan a Joe Hill como uno de los escritores de terror y fantástico a tener en cuenta.

NOS4A2 trata del choque de dos seres y cómo ese impactó salpica de fuego, hierro y sangre a todos los que lo rodean. Por un lado, tenemos a Charles Manx, un ser capaz de alimentarse de la vida de otros, de un hombre que “salva” a niños llevándolos a Christmasland en su Rolls Royce Espectre, mientras se sirve de siniestros acompañantes como Bing, un hombre con una máscara de gas que se comporta como Renfield con su particular Drácula. Su misión es rescatar niños. Y la sangre que dejen a su alrededor no importa: el destino es llegar a la tierra de la Navidad eterna. Por otro lado, tenemos a la joven Victoria McQueen, una niña que descubre que tiene un don: cada vez que se monta en su bicicleta, si se concentra, es capaz de cruzar un puente imaginario que la lleva hasta un lugar donde encontrará algo que ha perdido: una pulsera, un peluche, un gato o una joven bibliotecaria tartamuda, Maggie, que le revelará la naturaleza de su don y cómo este podría consumirla. Y un día, porque Vic busca problemas y sabe de la naturaleza del Espectro, los caminos de ambos impactan en una terrible colisión que lo cambiará todo. ¡CRASH!

lunes, 12 de septiembre de 2016

Música: Bittersweet de Apocalyptica

Gif del video de la canción que protagoniza este post. Fuente.
¿Sabes de esas canciones tan inconfundibles que, empiezan a sonar, y ya sabes cuáles son e incluso sabes que te siguen gustando, tanto tiempo después? Ese es el caso del tema que pondré hoy por aquí.

He iniciado un periplo rescatando viejas canciones que me han acompañado a lo largo de los años y la nueva parada me conduce hasta Bittersweet, una canción de Apocalyptica a la que se añaden las voces de Lauri Ylönen (The Rasmus) y Ville Valo (HIM), junto a ese toque clásico que nos entrega una melancólica canción donde la fuerza de las voces se conjuga con el sonido de la banda de cello metal.



Conozco esta canción desde finales de 2008, aunque creo que antes ya la había escuchado, y, a veces, me da por rescatarla, incluso por aquí, ahora, con este post.

Sombras, fantasmas, oscuridad, hechizos... Todo eso aparece a lo largo de la canción. Y, en resumen, que si escribo una historia triste y no incluyo esta canción, algo me falta.

domingo, 11 de septiembre de 2016

Crítica de cine: Pesadillas, R.L. Stine y los monstruos de los libros (y del celuloide)

Imagen de Goosebumps, adaptación cinematográfica de la serie de Pesadillas de R.L. Stine. Fuente.

Si te criaste en los años noventa y la televisión no te dejó ciego y los libros no te daban asco, seguramente acabases traumatizado con aquella ola de producciones de terror «para chavales» que proliferaron en esos días. Siguiendo el estilo de gran parte del cine de los ochenta de aventuras (pandillas de amigos, seres sobrenaturales, amenazas, momentos de amistad… Ya sabéis, rollo Los Goonies, Lost Boys…) y la literatura de terror en auge gracias a escritores superventas como Stephen King, muchos evocamos con cariño series de aquel momento como Are you afraid of the dark? (El Club de Medianoche en España) o la genial Pesadillas, cuya intro nos dejó sin dormir a más de uno (incluso por encima del cabezón deforme de Expediente X, el cual, un servidor, por cierto, siempre relacionó con Zordon).

sábado, 10 de septiembre de 2016

El Reto del Juntaletras: no dejes que la rapidez mate tu historia

Los detalles son muy importantes en las novelas, pero ¿deberíamos cortar nuestra historia y perderlos por mandamiento comercial? Imagen de dominio público.
Vivimos en un tiempo en que parece que todo tiene que ir deprisa, muy deprisa. No, esta no pretende ser una entrada escrita por un viejo cascarrabias (de veinticinco años). Sí, sé que el mundo cambia y a la gente le gusta la inmediatez, pero, a la vez, soy incapaz de no sentir cierto vértigo, a la par que pienso en lo que nos estamos perdiendo por esa manía de querer siempre apretar el acelerador. Miramos hacia la ventanilla del tren que va cientos de kilómetros por hora, vemos bruma y borrones, pero nos perdemos el paisaje.

Flash puede ir a cualquier lugar de la Tierra y seguramente pudiera disfrutar de todas las maravillas del mundo: las pirámides de Egipto, los viejos templos griegos, el Gran Cañón en Estados Unidos… Pero, al mismo tiempo, puede que no disfrute de cada uno de esos lugares, de la lenta puesta del sol y el surgir de eso que los cineastas llaman la luz mágica. No hay tiempo.

viernes, 9 de septiembre de 2016

Salid, salid, oscuros, de donde sea que estéis

Creedme, he intentado poner un pie de foto original a esta imagen, pero es mejor que directamente leáis la entrada y quizás luego la entendáis en su concepto. O no. No me pagan por esto. Imagen de dominio público.

¿Dónde están los oscuros? Suena a pregunta estúpida, tanto que no descarto que algún personaje la utilice en la próxima historia solo para reírme a su costa, pero como persona que vivió los ’90 y los 2000, recuerdo que, cuando era un chaval (más aún), veía a docenas y docenas de emos, punks, rockeros, góticos y demás por la calle.

No es que me relacionase con ellos (aún recuerdo aquel test donde salí como inadaptado social, ¡gracias clases de Psicología de bachiller!), pero me gustaba su estilo y en una isla donde la mayoría de la gente va con gorritas y pose de delincuente de poca monta («vestidos como niñitos», decía un amigo), encontrar a alguien capaz de ir de negro sin que le importen lo que digan los de las gorritas, pues casi que era algo loable. No, no quiero decir que tu ropa te haga una cosa u otra, pero la actitud puede.

Y sí, escucho mucha de su música, heredada de mi época de adolescente perdido y siempre deambulo por aquellos pasajes de mi memoria. Y cuando miro a mi alrededor, sin esperar distraerme con los oropeles del pasado, me percato de que ellos no están, ya se han ido, han volado, se han convertido, como cera maleable que se funde, como la nada.

jueves, 8 de septiembre de 2016

El apocalipsis de la gripe A o el Capitán Trotamundos

Ilustración del cómic de Marvel que adapta la novela Apocalipsis (The Stand) de Stephen King. En esta imagen, la sombra se cierne sobre los sueños de uno de los protagonistas. Y el miedo nace de algo llamado gripe A que no nos fue ajeno. Fuente.
He sacado la reciente conclusión de que leer Apocalipsis (The Stand) teniendo la gripe debe ser toda una experiencia. No sé si buena o mala, pero una experiencia. Es más, no sé si esperar a que me pille una gripe para seguir leyéndolo (nada, sé que no voy a resistir y voy a seguir con él, pero…).

Si no sabéis de lo que trata, Apocalipsis (The Stand) va sobre una epidemia llamada el Capitán Trotamundos que liquida a más del 90% de la humanidad y que conduce a que los supervivientes deban enfrentarse en dos grupos, uno que desea reconstruir el mundo y otro que desea destruirlo. Es una de las novelas más aclamadas de Stephen King, junto a It (Eso), y la he pillado antes de que la fiebre lectora que estoy viviendo, se esfume (sí, por mucho que vaya de juntaletras, leo bastante lento, pero en las últimas semanas me he terminado Eso, Los ojos del dragón, Nos4a2 y un poemario de una escritora canaria). Y me gusta lo suficiente como para dedicarle una de estas entradas que es una unión de pensamientos vanos sobre una ascua.

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Música: Wish That You Were Here de Florence + The Machine

Portada de la canción creada por Florence + The Machine para la nueva película de Tim Burton,
Miss Pregrine's Home for Peculiar Children. Fuente.

Hay una especie de mandato u orden (no escrito) que dice algo así como que, si Florence + The Machine sacan una nueva canción, yo tengo la obligación de compartirla por aquí. ¿Y quién soy yo para ir contra mis propias normas? Pues yo, pero bueno, no es el caso y menos si hablamos de un tema de una de esas bandas que me encantan.

Wish That You Were Here es el tema que la banda ha creado para la banda sonora de Miss Peregrine's Home for Peculiar Children, esos X-Men al estilo Tim Burton que ha preparado el director célebre por películas como Big Fish y que se basa en un libro de cierta popularidad que da historia a unas fotos de corte macabro.

martes, 6 de septiembre de 2016

Escribiendo sobre la eternidad y la pérdida

Escribir es atravesar puertas, mostrarlas, derrumbarlas, crearlas... Fuente.
Nadie nos deja. Sí, es cierto lo que decía Joe Hill en Nos4a2: «Todos a quienes has perdido siguen contigo, así que es posible que nunca pierdas a nadie del todo». Es cierto. Y a medida que el tiempo pasa, te das cuenta aún más de esta realidad. Hay personas en tu vida que sobreviven como recuerdos, emociones, sensaciones, palabras, frases, gestos… Y, al final, todo lo que haces sin darte cuenta puede que sea algo que alguien evoque sobre ti cuando ya no estés.

Desde que escribí Hollow Hallows, me prometí que tardaría en volver a centrarme en una temática tan oscura y deprimente como la que toqué en aquella obra que, en el fondo, iba en realidad sobre el duelo entre el arte, los sueños, la fantasía y la realidad. Con el tiempo, sigo contento por lo que descubrí con esa novela, pero me acerqué a una fantasía algo más optimista durante la corrección y publicación de DevonCrawford y los Guardianes del Infinito, de la que estoy realmente orgulloso y me encantó crear. A la vez, mezclaba el pesimismo y el optimismo en M is for Magic, ese proyecto del que os he hablado alguna vez y que espero concluir algún día, ya que siempre me han apasionado esos personajes.

lunes, 5 de septiembre de 2016

Críticas de libros: It (Eso) de Stephen King, la esperanza ante el terror

Fotograma perteneciente a la adaptación televisiva de It de los '90. Toda la historia comienza con un pequeño barco de papel que cae en una alcantarilla... Toda la pesadilla empieza ahí. Es hora de hablar del libro. Fuente.

¿Qué es el miedo? ¿Cómo afrontamos ese terror que no nos deja ni respirar? ¿Cómo luchamos para intentar escapar de esa odisea que se presenta ante nosotros? ¿Cómo escapamos de los monstruos antes de convertirnos en uno de ellos? ¿Podemos luchar solos o podemos hacerlo junto a amigos que también se han enfrentado a esa amenaza?

It (Eso) de Stephen King trata sobre estas preguntas y muchas otras a lo largo de sus mil quinientas páginas. Más que la lectura de un libro, supone una amistad que aguantará los veranos que vengan, una de esas amistades que no se olvidan, y todo a través del conjuro del papel, la tinta y la imaginación.

domingo, 4 de septiembre de 2016

Crítica de cine: Near Dark (Los viajeros de la noche), western vampírico

Near dark, una película de vampiros diferente gracias a su mezcla de géneros. Fuente.
La reinvención del vampiro siempre está presente dentro del género y un buen ejemplo de ello es Near Dark (Los viajeros de la noche). Es una película de acción que mezcla el western contemporáneo con vampiros, en lo que se convierte en un Frankenstein compuesto de distintos temas que, aparentemente, no parece que encajen entre sí hasta que caen en las manos de la directora Kathryn Bigelow, guionista también junto a Eric Red.

Near Dark nos cuenta la historia de un cowboy, Caleb (Adrian Pasdar, conocido por la serie Heroes), que se enamora de una vampiresa, Mae (Jenny Wright), que lo convierte en un quiróptero. Unido a la extraña familia de la muchacha, compuesta por unos siniestros vampiros que surcan el desierto, tendiendo a la maldad y la delincuencia, Caleb debe decidir entre regresar con su familia y ser humano o unirse a las fuerzas de la oscuridad y el mal al que ha renunciado toda su vida.

sábado, 3 de septiembre de 2016

El reto del juntaletras: Cuando escribimos para vivir las vidas que jamás tendremos

Porque nunca seremos más de lo que nos ha tocado vivir, solo nos queda escribir sobre aquellas vidas que jamás viviremos. Imagen de dominio público.
Todas las vidas terminan. Todo el tiempo se acaba. Todo año llega a su conclusión. Toda hora deja caer la tierra sobre nuestra tumba. Todo segundo prende el fuego en el que arderemos.

Saber que no somos infinitos da valor a cada momento de nuestra existencia. Si supiéramos que cualquier momento único no lo es, no lo valoraríamos. El carpe diem alimenta las horas funestas hasta que el reloj de arena deje de derramarse en torno a los segundos que nos han tocado vivir a lo largo de todos los tiempos. Dunas infinitas crecerán en nuestra desesperación o en nuestra calma, bajo sonrisas tenues y lágrimas de cristal.

Muchas personas dicen que escribir un libro es convertirse en inmortal, que serás recordado cuando ya no estés, que ahí has posado parte de tu alma, de lo que fuiste, como una especie de horrocrux o Anillo Único. No creo que nadie me recuerde, pero sí que hay una parte de nuestra alma en aquello que escribimos, cuando nos alejamos de modas e ideas ajenas, cuando somos nosotros mismos.

viernes, 2 de septiembre de 2016

J.R.R. Tolkien y la gran fantasía de Neil Gaiman cuando tenía diez años

"Mi gran fantasía cuando tenía diez años era viajar a un universo paralelo idéntico al nuestro, salvo que en ese otro universo nadie habría escrito El Señor de los Anillos. Yo llevaba mi ejemplar, hacía que alguien me lo escribiese a máquina, lo enviaba a una editorial y me convertía en el loado escritor de El Señor de los Anillos sin necesidad de mover un dedo".
NEIL GAIMAN.

El 2 de septiembre de 1973, J.R.R. Tolkien partía a los Puertos Grises, dejándonos un legado increíble como es la Tierra Media, todos sus estudios sobre las lenguas y su amor por las historias. También su influencia en autores como Neil Gaiman.

jueves, 1 de septiembre de 2016

Crítica de libros: Los ojos del dragón, el escupefuego delator

"Antiguamente, en un reino llamado Delain, hubo un rey que tenía dos hijos".

Portada de Los ojos del dragón de Stephen King.
Novela de misterio y venganza
en un mundo de corte fantástico.
Fuente.
Los ojos del dragón es una novela corta de fantasía escrita por Stephen King.

Qué modo más poco original de resumir de forma breve (y poco reveladora) una novela que merece la pena su lectura, aunque sea para zambullirse en el multiverso construido por Stephen King a lo largo de décadas y décadas de darle a la tecla. Si es tu primera lectura de King, puede que no sea la más acertada, pero si te gusta la literatura fantástica más que la de terror, si prefieres El Hobbit a payasos asesinos y similares, puede que sea un buen primer paso a través de la literatura del rey del terror.

Siendo más justos con la novela a la hora de hablar de ella, Los ojos del dragón merece un comentario y eso es lo que me dispongo a hacer, ya que, sobre la oscuridad, la muerte, la magia y el misterio, siempre hacen falta más palabras que silencios.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...