viernes, 15 de enero de 2016

The Shannara Chronicles... Soy demasiado viejo para estas cosas

Los primeros episodios de la serie ya están disponibles. Fuente

Un amigo mío siempre me insiste en que vea las buenas películas y las buenas series que hay actualmente, pero a veces me suelo escapar de sus consejos y le digo que prefiero ver, en ocasiones, cosas malas, porque no sé si acabarán sorprendiéndome, porque al final serán buenas (aunque solo sea para mí) o porque aprendo de los errores ajenos, como la típica cobaya que tiene que electrocutarse seis mil veces para aprender que ese trozo de queso no debía cogerse (bueno, ahí no era fallo ajeno, pero dejad que mi mente disfrute con estas imágenes tan poco acertadas). Sea como sea, esto se me antoja como la mejor introducción para un texto sobre mi experiencia viendo los dos primeros episodios de The Shannara Chronicles.


Como iba diciendo, mi eterno deseo de ver cosas que quizás no tienen la mejor pinta, me llevo a verme los dos primeros capítulos de The Shannara Chronicles, basada en los libros de Terry Brooks y que ha sido adaptada por MTV (que suene música terrorífica y no me refiero a esa cosa que emiten y suelen llamar "música") y con Jon Favreau como productor (hey, que además de dirigir Iron Man, que me encanta, es el hombre tras Zathura, ese plagio… Digo, obra inspirada en Jumanji). Y The Shannara Chronicles, incluso así, puede resumirse en que tiene todos los elementos esperpénticos de una buena (según como se mire) partida de rol.


Fantasía de partida de rol


¿Habéis participado alguna vez en una partida de rol tipo Dragones y Mazmorras o habéis jugado a las cartas Magic? Te reúnes en una mesa, se sacan las figuras, las cartas, los dados, los complejos... Está el narrador... Estáis todos metidos en el papel... Y, al final, hasta el que hace de curandero, hechicero o elfo acaba dando gritos como un Uruk Hai que va a buscar una aperitivo a una guardería. ¡Es divertido! Pero no deja de ser un juego en el que al final un orco puede tener de todo, un dragón ser la hostia y un hechicero el rey de medio mundo, sin importar el hilo argumental en la mayoría de los casos y dándose el mayor peso al disfrute (¿aunque no es la vida algo así?). Y al final, son solo hermosos clichés de fantasía épica que, de vez en cuando, soportamos.

El malo para mí es un orco y su idea de conquistar el mundo liberando monstruos
me recuerda, tenebrosamente, a los Power Rangers. FUENTE.
No obviaré que como partidas de rol nacieron unas obras que me gustaron mucho en mi adolescencia (en mi adolescencia pronta, aún soy adultescente) y son las Crónicas (como les gusta este género en la fantasía) de la Dragonlance, donde seguíamos a Tanis y compañía en un viaje que supuestamente estaba inspirado en demasía en las típicas partidas de rol que hacían sus escritores, Margaret Weis y Tracy Hickman. Nunca he confirmado esto, pero me da absolutamente igual, porque recuerdo con cariño los tres primeros libros, los leí hace muchos años y no quiero que nadie me mate parte de mi infancia diciéndome ahora que eran malos libros. No, no y no.

Esto es lo que pasa cuando pones de moda
enamorar a elfas y enanos, Peter Jackson. FUENTE.

Inútiles salvando el mundo


Pero ahora debo haberme hecho viejo porque al ver The Shannara Chronicles solo he visto una serie de personajes de rol moviéndose por un mundo que, por mucho plano aéreo que haya, me parece más pequeño que la isla donde vivo, donde las ropas y los efectos a veces dan el cante, donde todo en el guion suena a ya visto (y no me refiero a ver a Gimli convertido en elfo, sino a cosas como ese druida maléfico que no deja de ser un orco con los típicos piercings que llevarías a una discoteca de góticos para ir de guai)... Y ahí tienes una elfa elegida que es algo así como una Katniss muy angustiada por el tema del capullo de su novio y que un árbol le hable, un semielfo que es el ser más inútil de la creación (y que es como Link pero hablando más), una vagabunda tipo mercenaria interpretada por la protagonista de El Laberinto del Fauno (cuya historia tiene alguna reminiscencia de interés) y lo mejor: un druida badass interpretado por Manu Bennet, el Deathstroke de Arrow… Pero ya. No encuentro nada más que me enloquezca y yo soy muy dado a disfrutar de estas cosas, ¿qué me pasa?

Esto en las partidas de rol de antes no pasaba. Fuente.
Vistos los dos primeros capítulos, no puedo decir que la serie sea buena (porque no creo que lo sea, al menos por ahora), pero al menos es entretenida y eso significa para mí que me rio mucho. Dejando de lado la ambientación (que tiene esos elementos como barcos y coches abandonados que, oye, me gustan) o la reinvención (los trolls son los malditos malos de Mad Max), el grupo formado por la elfa, el druida y el semielfo resultan ser la cosa más inútil que ha habido nunca en el mundo. No dan una y eso se confirma al final del segundo capítulo donde todo les sale mal y seguro que muchos seguidores se habrán angustiado, pero donde me reí bastante porque recordaba a todas esas malas campañas de rol, a todas esas novelitas de fantasía que todos hemos escrito y a todos esos sueños de mundos épicos que a veces no llegan a fructificar.

El druida que quiere robarse toda la experiencia de la partida. Fuente.

¿Futuro para la fantasía televisiva?



MTV lo ha intentado, pero no es HBO ni Netflix o al menos no lo ha sido en estos dos primeros capítulos, desde mi punto de vista, y no quiero decir que todas las cadenas deban parecerse a cadenas como HBO o sistemas como Netflix (cada cual tiene sus propios rasgos), pero sí se puede decir que en esta época de grandes series, estas Crónicas dan un poco igual y no sabes si eso es un pecado que puede permitirse, aunque ¿qué sabré yo? Por ejemplo, nunca me gustó la serie Vampire Diaries y estas Navidades ha arrasado en la tienda donde trabajé. ¿Qué dice eso? Que el público sabe.

El protagonista, cosplayado de Link. Fuente.
Sea como sea, digamos que si la película de El Señor de los Anillos es buena fantasía, Juego de Tronos es una buena serie y The Shannara Chronicles es esa amalgama de elementos de la fantasía épica que siempre ves en la estantería de tu librería y que solo te lees sin esperar nada más que un par de personajes con los que reírte un poco mientras recuerdas que ya no eres ese chaval que disfrutaba de la fantasía épica sin paliativos. ¿Os acordáis de La leyenda del buscador? Pues algo así, pero yo siendo demasiado mayor como para dejarme llevar.

Luego te lees Medio Rey de Joe Abercrombie y se te pasa el escepticismo hacia la fantasía, porque eso es un buen libro para ti y te devuelve todo lo bueno que has olvidado.

Y hurm… ¿Debo decir algo a favor de esta serie antes de irme a teclear un rato...?

Hurm...

¿Habéis visto alguna vez a un orco dando un beso? Solo por eso The Shannara Chronicles merecería un visionado. Por eso y por reírte un poco. Es lo que tiene ser masoquista y no hacerle caso a los amigos que te recomiendan que veas cosas buenas. Es que uno tiene que escarmentar solo.

8 comentarios:

  1. Jorge (a través de las RRSS)15 de enero de 2016, 11:37

    Salvo por el primer capítulo (o capítulo doble) donde todo parece ser hecho con prisas, sin ninguna clase de desarrollo y donde ya te sientan las bases de una forma abrupta, la serie es digna de tener mi seguimiento y mi visualización.

    Fantasía pura y dura, nada de entramados políticos complejos, ni alter egos oscuros, ni personajes devastadoramente agudos: espada y brujería; bichos feos qué matar; una "epic quest" qué completar... Entretenimiento, sin más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vistos los dos primeros capítulos (y hasta ahí, no sé si la seguiré viendo), puedo decir que me recuerda a La leyenda del buscador, pero ya no me dan tantas ganas de ver este tipo de cosas como antaño y más cuando han habido otras series o novelas, de este estilo, muy superiores al menos en su presentación. Ya te contaré si al final la sigo viendo, pero MTV es lo que tiene.

      Eliminar
  2. Beka (a través de RRSS)15 de enero de 2016, 11:40

    Me ha gustado! Yo no conocía los libros y la serie me ha enganchado! Muy teen, pero mola!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí los primeros dos episodios no me han dicho gran cosa, pero ya veré si le doy otra oportunidad y los sigo viendo en el futuro.

      Eliminar
  3. Iba muy emocionada con esta serie, si soy sincera, esperando que llegara aunque fuera a los talones de Juego de Tronos y me parece que me cree demasiadas expectativas. Solo he visto el primer capítulo, pero la verdad es que me llamaron más la atención el vestuario y el decorado que los protagonistas. Estos me parecieron demasiado sosos, sin ir más allá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que nos ha pasado lo mismo, Pandora. No esperaba del todo que llegase a los niveles de Juego de Tronos, pero sí esperaba que se tomará lo suficientemente en serio al espectador.

      Los protagonistas... Como mucho el druida, de resto todos me parecen bastante planos, por no decir directamente un cliché.

      No sé si seguiré viéndola, pero me ha hecho plantearme ciertas cosas.

      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  4. Zathura me pareció una película con un personaje de lo más odioso, el hermano menor. Para colmo, la moraleja de la película es que el hermano mayor tiene que aceptarlo.

    Entiendo que la serie se base en historias anteriores, puede tener algunas ideas interesantes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te guste si la ves.

      Gracias por el comentario.

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...