domingo, 20 de diciembre de 2015

Star Wars. Episodio VII: El despertar de la Fuerza, esperar mucho, esperar poco, esperar nada.

Fuente.

Ya se ha estrenado Star Wars. Episodio VII: El despertar de la Fuerza (por si alguien no se había enterado, lo cual es posible viniendo de una película independiente como esta, de bajo presupuesto y casi desconocida, ¿no?). Y después de meses sin ir al cine, pude verla en el estreno de madrugada y, desde entonces (¿no tuvimos ayer la jornada de reflexión por eso?), llevo pensando bastante en el estado del cine actual y lo que supone ahora el acto, para algunos casi religioso, de atender a una sala de proyección esperando que la ficción le embargue: ¿es un rito necesario o es una moda?

Ver El despertar de la Fuerza ha sido para mí como reencontrarte, siendo adulto, con un héroe de la infancia. Cuando eras un crío, idealizabas a ese héroe, nunca fallaba, siempre hacía lo mejor posible y parecía sobrehumano. Ahora, eres adulto y te das cuenta de que ese héroe no lo es ya, que solo es una copia de sí mismo y que sus defectos se ven con total nitidez. Aún así, disfrutas de los pequeños gestos que te recuerdan a ese héroe de la infancia, pero los gestos negativos que ves siendo ya un adulto sepultan todo lo demás. Y cuando el encuentro se alarga más de lo innecesario y se roza el camino de la telenovela, ¿qué más puede ocurrir? Lo siguiente:

Remake de Star Wars
¿Es todo lo que pedíamos? Fuente.

¿El despertar de la Fuerza es un remake?


Poster de Una Nueva Esperanza de Star Wars
La original,
la obra que nos convirtió a muchos en fans.
Fuente
El despertar de la Fuerza ha sido un remake enmascarado de Una Nueva Esperanza: personaje secuestrado (Leia, Poe), robot (R2-D2, BB-8) con un mensaje de importancia (los planos de la Estrella de la Muerte, el mapa de Luke) para los buenos (la Alianza Rebelde, la Resistencia), mientras los malos asaltan (la nave Tantive IV, Jakku) liderados por un maestro de las artes Sith (Darth Vader, Kylo Ren) que sirve a un emperador (Palpatine, Snoke) y que fue en su día un héroe caído en desgracia que extinguió a los Jedi de su generación y que lucen una apariencia similar. 

A todo esto, podemos añadir el personaje humilde que vive en el desierto que encuentra el robot (Luke, Rey) o la arma de destrucción de los villanos (una tercera -porque a la tercera nunca va la vencida- Estrella de la Muerte). Y si añadimos los constantes homenajes (algunos no molestan, como el tema de la "chatarra" de nave que ya revela más al espectador avispado de lo que queremos ver), nos encontramos con situaciones similares como ese duelo en un puente que nos evoca al Obi-Wan contra Vader del Episodio IV. Eso cuando muchos llevan argumentando que muchos de los errores de La Amenaza Fantasma eran fruto de la repetición de la estructura (aunque sin gracia) de Una Nueva Esperanza, ¿en qué quedamos? Y así, seguimos con El despertar de la Fuerza, sumando y sumando guiños hasta que la película se transforma en un enorme Easter Egg que nos lleva a pensar: ¿no hay más camino para Star Wars?

Pensemos. Star Wars es uno de los grandes hitos de nuestra generación... Bueno, y de cualquier generación desde su estreno en 1977. Y siempre ha sido una galaxia digna de ser explorada en videojuegos, cómics, libros, series de televisión... Y aunque en este Universo Expandido han surgido algunas obras interesantes, en el cine parece que se quedó anclado en una serie de temas que no le han permitido avanzar. Tenemos la trilogía original (con ese pequeño error de repetir la trama de la Estrella de la Muerte, entre otras cosas) y una precuela soterrada a narrarnos la caída de Anakin, y ahora teníamos la oportunidad de descubrir una historia completamente nueva que ampliase los márgenes de esta galaxia... Y descubrimos que la serie de guiños y demás preparados por Abrams ("¿Jar-Jar Abrams?", se preguntarán los malvados) y su equipo consiguen que todo suene a ya visto, a una sucesión de repeticiones que poco aportan al espectador que espera algo más. Muchos soñaban con que los errores de las precuelas desaparecieran (si es que estos errores no estaban ya presentes en El Retorno del Jedi), pero los sueños, sueños son, y cada uno los evoca como quiere, si es que al despertar los recuerda.

¿Esperábamos viajar por el hiperespacio y nos hemos quedado por el camino? Fuente.

Expectativas contra realidad

El espectador que espera algo más. Esa es una de las claves, ¿saben? Siempre he pensado que las precuelas (independientes de su calidad), decepcionaron a mucha gente porque esa gente llevaba armando en su cabeza las precuelas de Star Wars, imaginándose sus más y sus menos, esperando todo y luego encontrándose con la historia de Lucas que no cumplían lo que esperaban. Altas expectativas (o expectativas particulares) frente a la realidad, animadas por el odio típico de Internet o del nerd acérrimo que dirigió su episodio I, II y III con sus figuritas de colección.

Pero ¿y qué ocurre con el espectador que espera algo más, pero que no sea lo que ha imaginado? Todos los fans hemos pensado alguna vez en qué ocurría tras el El Retorno del Jedi, de forma más tímida o más elaborada (yo escribí con catorce años unas continuaciones apócrifas que están en unos cuadernos por casa, ay), pero hemos crecido y queríamos encontrar algo nuevo, algo fascinante, algo que nos hiciera sentir como niños y, aunque no traicionase el espíritu, si aportase algo más nuevo, más original, a partir de las raíces míticas y del viaje del héroe que siempre han alimentado las ascuas de Star Wars... Pero no lo hemos encontrado o, más correctamente, no lo he encontrado y eso puede ser más grave en una época donde ir al cine supone enfrentarse, a veces, con tramas menos elaboradas o ambiciosas que muchas grandes series que podemos disfrutar vía servicios como Netflix o canales como HBO. ¿Estamos ante una crisis o revolución de los medios? Puede, pero ese tema quizás sea para otra columna donde se hable, de entre otras cosas, de cómo una trama evoluciona mejor a lo largo de trece capítulos de una hora, que en dos horas de película.

Ren, ¿un villano a la altura? Fuente.

Lo que no queremos ver

Hay muchas cosas a tener en cuenta en los puntos negativos de esta secuela para mí:
  • La trama principal de El despertar de la Fuerza es demasiado endeble. 
  • Todo suena ha ya visto.
  • Un Jedi que antes aprendía los caminos de la Fuerza de mala manera ahora los aprende con solo cerrar los ojos.
  • Un lord Sith (aunque no lo quieran llamar así) es solo un niñito con una pataleta.
  • Las naves solo cambian de color y no de aspecto en treinta años.
  • Los malos vuelven a recurrir al plan que ya ha fallado dos veces (como si Sauron hiciera otro Anillo Único, como si Voldemort hiciera otro siete horrocruxes...).
  • Un personaje carismático Poe desaparece sí o sí.
  • Docenas de resoluciones que esperan el obligado Episodio VIII para hallar respuesta (quién es Rey, quién es Finn, cómo se pasó Ren al Lado Oscuro de forma exacta...).
  • Una película donde hay cambios que parecen solo para vender figuritas (el brazo rojo de C-3PO, que un amigo señaló ya como otra estrategia de marketing, una de esas que hacían que muchos acusasen a Lucas de juguetero, pero no a Disney, la misma Disney que tantos odiaron por comprar Marvel y no Star Wars, por ejemplo).
  • Una trama apenas atisbada y eso que la película dura dos horas (¿esto va de buscar a Luke? ¿De buscarse a sí mismo?),
  • Otros personajes como la Capitana Phasma (que se nos prometió -y tal vez el error está en eso, en prometer y en creerse el hype- que sería una gran villana, queda relegada a un par de escenas sin más)... Y eso que esperábamos que hubiera un aporte de tramas y personajes nuevos que nos hiciera alucinar como cuando éramos niños. 

Y lo irónico es que algunos de estos fallos (por así llamarlos), desaparecen ante la mirada de algunos de los fans que más han odiado las precuelas y que aquí glorifican esta secuela, tal vez más llevados por el entusiasmo y la moda de nuevo en auge de Star Wars que por otra cosa, porque sí, ahora Star Wars vuelve a estar de moda y todo el mundo es fan.

Quizás, ¿el problema es que ya no somos niños? ¿No podemos ser engañados como cuando éramos críos, si es que los críos pueden ser engañados? ¿Esperábamos demasiado y no obtenemos nada? ¿Esperábamos poco y ni siquiera esa nimiedad nos salvaguarda? ¿Somos felices sin más volviendo a escuchar un sable láser en las pantallas de cine? ¿O somos felices porque deseábamos volver a ver a Han Solo, Chewie, el Halcón y todo ese carisma desbordante?

No lo sabemos o no lo sé. Lo que es cierto es que El despertar de la Fuerza se ha convertido en un éxito mastodóntico en los cines, que su mercadotecnia se venderá durante estas Navidades (y después de estas Navidades) como el último grito que puede que sea, que la moda de Star Wars ha vuelto, que muchos amarán u odiarán esta película incluso antes de verla y, lo más sensato, después... Y que algunos sentimos que no sabíamos ni lo que esperábamos cuando se nos ha presentado este viejo ídolo de la infancia cuando ya no somos niños y le sonreímos queriendo ver lo mejor, mientras la sombra de nuestra opinión real nos atenaza y la opinión de cuando éramos críos titubea. Aún así, que la Fuerza nos acompañe. Siempre.

Imagen de The Force Awakens
¿Y qué pasará tras el despertar? Fuente.
P.D.: Mi primera frase cuando terminó la película fue: ¿cuándo se estrena Guardianes de la Galaxia. Vol. 2? Creo que eso dice todo.

¿Tiene Guardianes de la Galaxia más espíritu de Star Wars
que El despertar de la FuerzaFuente.

9 comentarios:

  1. Llevo mucho tiempo indeciso sobre si ver esta película o no. Creo que leyendo tu crítica se me han despejado las dudas y prefiero no verla, porque creo que lo más probable es que no me guste. Aunque tampoco sé si estaría de acuerdo contigo, tendría que ver la peli, pero mejor paso. Ni una entrada gratis me motiva a verla.

    Lo que sí he hecho en este mes ha sido ir viendo los otros seis episodios. La trilogía original me sigue pareciendo muy grande, Una nueva esperanza es mejor de lo que recordaba; y al contrario que a ti, la segunda estrella de la muerte en El retorno del jedi nunca me pareció un defecto. Ayer estuve viendo los episodios I y II, no son tan buenas como recordaba, pero sigo pensando que están bastante bien. Y he notado que Lucas pareció obsesionarse un poco con el CGI...

    Creo que el odio a las precuelas puede venir parcialmente de que, respecto a las originales, tienen menos de cine de aventuras y más de intriga y rollo político. No creo que esto sea un defecto, pero podrían haber sido mejores películas me parece. Sobre Jar Jar Binks, volviéndolo a ver, lo toleró y me gusta en algunas momentos, pero le sobra payasismo. Y también he notado que Anakin es un poco niñato en algunos momentos.

    Sobre Guardianes de la galaxia, aunque me gustó mucho, en una parte de su final me recordó demasiado a Star Wars, y esto no me gustó, creo que porque esperaba una película más original de la que me encontré, quien sabe.

    Y para terminar, en el facebook de Making of e-zine te comenté sobre la novena temporada de Doctor Who, tengo entendido que andas liado últimamente, pero me gustaría saber que piensas sobre el asunto, XD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevaba mucho tiempo sin ir al cine (desde mi cumpleaños en agosto) y, aunque ahora no es que vaya todo sobre ruedas, decidí probar suerte con El despertar de la Fuerza porque... Maldita sea, es Star Wars y por culpa de esa saga, Harry Potter y El Señor de los Anillos, escribo. Yo mismo estaba diciendo la semana pasada que no pensaba en ir a verla, pero al final tuve que hacerlo... Ahora no creo que vuelva al cine en una larguísima temporada. Tampoco creo que lo eche de menos con toda la cantidad de películas, cómics, libros, series y discos que tengo pendientes desde hace años.

      El problema de la Segunda Estrella de la Muerte es que es otra vez el mismo plan. ¿Lo mejor? Que el Emperador dice que es una trampa y demás, pero maldita sea, Palpatine, ¡no haber dejado puntos débiles otra vez! Ni poner tu despacho junto a un reactor y... Vale, eso es ser tiquismiquis.

      El Episodio III me gusta bastante, es mi favorita de las precuelas y tiene un buen ritmo, creo que es la que más me ha gustado de las precuelas tras revisarlas hace poco.

      Con respecto a Binks... Ay, es que... Se carga tantos buenos momentos. A ver, no lo quiero ver muerto, pero creo que un montaje sin él arreglaría la película... Bueno, sin él... Deja que hable con el Jefe Nass y hazlo menos payasete... Tengo un mayor problema, eso sí, con el mayordomo del Gobernador de la Ciudad Lago de El Hobbit... Una basura de personaje que merecía ser erradicado. Un gran error de Jackson, por cierto. Volviendo a Binks y lo de cargarse momentos, fíjate en la batalla final. Me quitas a Binks y tenemos una batalla épica, pones a Binks y tienes sus tonterías cada dos por tres además de ser un maldito cobarde que se rinde a la primera de cambio. De ahí que piense que o Lucas fracasó con el personaje o realmente es una crítica de los políticos, generales y demás de la historia. O a saber.

      En cuanto a Guardianes de la Galaxia, a mí me encanta, es más, creo que la revisaré en estos días, que ayer volví a ver Super. No puedo ser justo con ella.

      En cuanto a lo del Doctor, gracias por avisar. Echaré un vistazo.

      Gracias por el comentario y por compartir tu opinión. Ya me contarás si al final la ves.

      Eliminar
  2. Olvidaba decir que por lo que he leído, esta nueva película usa efectos un poco marginados (como el stop-motion), y eso tiene su mérito; pero parece tengo la sensación de que el único mérito parece ser ese...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El gran problema del cine es confundir los efectos especiales con la calidad. Tanto si usas captura de movimiento como stop motion o como si usas sal para hacer nieve o marionetas, si la historia no funciona, los efectos especiales no creo que la salven. Es lo que me ocurre con "Avatar", muchos efectos, mucho presupuesto, pero la historia no me encandiló. Y si ahora la veo, noto que algunos de sus efectos han quedado barridos en cinco años y no encuentro nada que me llame. En cambio, una buena historia con efectos especiales reguleros o simples, perdura para siempre.

      Así que más que un mérito, me parece un detalle simpático, pero no digno de salvar todo el film, desde mi punto de vista.

      Muchas gracias por el comentario.

      Eliminar
    2. A ver, yo lo decía porque creo que está bien que recuperen otras formas de hacer las cosas en lugar de abusar del CGI (hollywood y sus cosas), otra cosa es que la película pueda considerarse buena, xD.

      Eliminar
    3. No creas que se ha perdido o no del todo. Por ejemplo, las películas de Guillermo del Toro. Hellboy es casi todo prótesis, salvo la cola que es por ordenador. En Juego de Tronos, parte de los Caminantes Blancos están hechos con efectos especiales prácticos... Otra cosa es que el CGI abunde, pero no ha matado del todo un buen maquillaje. ;)

      Eliminar
    4. Afortunadamente existen tipos como del Toro, pero creo que no hay suficientes como él. Y no el CGI no lo habrá matado del todo, pero está en ello, sólo hay que ver el retiro de Rick Baker y sus razones.

      Eliminar
  3. Realmente, este episodio VII, debería ser el episodio VIII, pues desde el Retorno del Jedi han sucedido muchas cosas interesantes de las que nada sabemos (porque así lo han querido en Disney) que las plasmadas en la cinta Y por supuesto, no meter más Estrellas de la Muerte.
    Aun así, como película es mejor que cualquier precuela. Pero me esperaba algo de imaginación y no tanto fanservice, que si bien me ha hecho esbozar sonrisa tras sonrisa, la sensación de deja vu es constante.
    Rey y Ren son dos grandes personajes, interpretados de forma sublime. "Mucha fe en ellos, yo tengo".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía que J.J. y compañía había recibido presiones de Disney (aunque imagino que J.J. debería haber tenido más integridad y, sabiendo esto, no haber aceptado dirigir). De todas formas, siempre he pensado que el Episodio IV funciona sin que sepamos todo: solo sabemos que Vader traicionó a Obi-Wan y aniquiló a los Jedi, que hay un Senado Galáctico que nunca vemos, un Emperador que permanece en la sombra... Y podría haber seguido todo en la sombra y hubiera funcionado. En cambio, en El despertar de la Fuerza hay muchas lagunas, lagunas que Abrams intenta explicar en las entrevistas y si para entender una película o disfrutarla tienes que esperar a las entrevistas, creo que no cumple con su función primordial de divertir y satisfacer independientemente de las explicaciones. De ahí que no sabemos muy bien porqué existe una República que apoya a la Resistencia y esta se llama Resistencia en vez de Ejército de la República o similar. Es un pequeño detalle algo estúpido, pero creo que plasma bien que El despertar de la Fuerza no se puede disfrutar o no del todo, si se ve como una película desde cero. Lo pensaba esta mañana y decía: "disfruté de ver a Han de nuevo en el cine", pero pensé: "¿qué pensará un crío de ese personaje que nunca ha visto en las otras películas? ¿Quién es aparte de un señor mayor que debería ser muy famoso y que se atisba levemente? ¿Y quién es esa tal Leia?". Creo que hubiera sido mejor presentarlos de nuevo sin ser cansinos y que hubieran tenido una función clara en la película, no ser un breve detalle para nostálgicos. Así que sí, puede que hiciera falta un episodio de por medio, aunque esa sensación la tuve más con Primera Generación y Días del Futuro Pasado, me hacía falta una Segunda Generación para contar bien los cambios de los arcos de los personajes.

      En cuanto a la calidad, no puedo ser muy objetivo debido a que la saga la vi cuando era un crío y le tengo mucho cariño. Mi ranking de Star Wars hasta la fecha es:

      1. El Imperio contraataca.
      2. Una Nueva Esperanza.
      3. La Venganza de los Sith.
      4. El Retorno del Jedi.
      5. El ataque de los clones.
      6. La amenaza fantasma.

      Aunque el puesto cinco y seis se mueven según los visionados y hay cosas en todas que me gustan y que no. Sobre El despertar, me esperaré a verla algún día de nuevo antes de juzgarla como mejor o peor que las precuelas, no vaya a ser que me pase como con La Era de Ultrón, que salí bastante frío del cine y cuando la vi de nuevo en casa me gustó bastante más. Aún así, como bien dices, demasiado fanservice.

      En cuanto a los personajes, me gusta Rey, aunque me saco un poco de la película que se pasase años esperando en Jakku y luego le den la posibilidad de descubrir la verdad y todo lo demás, y huya al bosque. Ok, acepto que es un shock, pero lo que no le encuentro explicación es a que Rey de repente domine tan bien la Fuerza. Me falta algo. Luke, aún siendo hijo de Anakin, no tenía todos esos poderes de repente, ni siquiera Anakin siendo el Elegido. ¿Puede que Rey sea otra cosa? Pues deberían haber dicho algo, algún detalle. No lo sé. Yo tengo una teoría bastante clara.

      Y sobre Ren... Me temo que su riña de "niño con pataleta, fanboy de Vader", también me saco un poco de la película.

      En fin, disculpa el tocho de divagaciones y gracias por compartir tu opinión por estos lares, camarada :)

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...