lunes, 9 de septiembre de 2013

Críticas de cine: Cazadores de Sombras. Ciudad de hueso, resultón asesino de neuronas para pasar el rato.


¿Quién no se acuerda de Embrujadas? Aquella teleserie me pilló en una edad tonta y me acuerdo de verla pese a que visto un capítulo, vistos todos: llegaba el demonio (cutre) de turno, se recitaba el poema (cutre) que iba a hechizo molón y el malo (recordemos, cutre) de turno se convertía en cutrecenizas. Embrujadas fue un intento de tomar las cosas buenas de Buffy Cazavampiros… pero de forma fallida. Pero la veías. Entretenida muerte neuronal sin más, aunque nunca la defenderías en ningún debate cinematográfico o seriéfilo (bonita palabra que suena a enfermedad, por cierto). ¿Y a qué viene esto? A que Cazadores de Sombras. Ciudad de hueso parece deudora de ese espíritu de coger lo fantástico y reducirlo a un “vale, tolerable” (algo cutre).





Parar el tráfico. Buena runa.


No he leído estos libros de Cassandra Clare basados en un mundo donde los demonios, vampiros, hombres lobo y docenas y docenas de monstruos varios aparecen sin parar y existen unos Cazadores de Sombras destinados a proteger al ser humano y blablablá. Sabemos la historia al dedillo, al igual que sabemos que la protagonista Clary (una pasable Lily Collins), que se terminará convirtiendo en uno debido a su cruce con Jace Wigand (un “pues vale” Jamie “I feel you, Johanna” Campbell), mientras aguanta al pagafantas de Simon (un desperdiciado Robert Sheehan, al que hemos visto en Misfits). No hay nada nuevo bajo el sol, pero se deja ver como un documental de esos que parecen una nana mientras hacemos la siesta.
Centrándonos: estamos ante una adaptación que condensa varias tramas y no termina de explicar nada. Porque muchos no sabemos si el tal Alec (el Cazador de Sombras gay) sobrevive, qué pinta Magnus Bane, qué hacen los vampiros atrapando al pagafantas, por qué exactamente Hodge (malgastado y mal desarrollado Jared Harris) hace lo que hace, ni idea de quiénes son los Hermanos Silenciosos, suponemos qué es eso de la Clave, uno no sabe por qué los siervos de Valentine (Jonathan Rhys-Meyers parece que se lo pasa bien con las rastas) van a por la madre de Clary cuando esta dibuja las runas, por qué alguien tan poderoso como Valentine no recupera sin más la Copa, a qué viene la historia de los hermanos si no es para echarnos unas risas pensando en que estos chavales pecan de incesto (como Luke o Leia o Jaime y Cersei Lannister)… No sabemos cómo era el guion de Jessica Postigo ni cómo era el primer montaje, pero estamos ante un film troceado, un bonito colador que al menos se deja ver (no como otros casos, véase Eragon… O mejor dicho, no se vea).
Y es que la tontería sobra. Un aplauso para la bruja demonio más inútil de la historia que, sabiendo que los Cazadores descubren a muchos demonios mediante la música de piano de Bach… ¡tiene un piano en su casa! Muy útil. Y ya el momento de que Bach era un cazador… Despiporre.
Ah, y por el camino varias canciones dignas de musicales para adolescentes con deseos de frotarse bonitamente y que te hacen dudar de si están matando a tus neuronas o dejándolas en un leve coma que hace que toleres esto.
Además se nos mete en un mundo mágico donde solo se salva algún plano de ese Instituto (digital, vaya), porque de resto el director no tiene la más mínima pasión por intentar asombrar al público (la falta de presupuesto se nota y, a veces, parece que estamos ante La Reina de los Condenados).
Quizás, por tener una trama algo más currada que otras tonterías similares, alguna hostia más (que se agradece) y ser menos mojigata en temas como el sexo, se hace aún más pasable que toda esa riada de films que intentaron copiar la moda de adolescentes que se enamoran de monstruos.
¿Soy el único que se preguntaba porque este chaval iba en gayumbos?
Tampoco se toma muy en serio a sí misma (aunque no esperéis la malicia de Jóvenes ocultos), cosa que se agradece frente a esa oda al director con Parkinson y el libro mal recortado que es la olvidable y sobrevalorada Los Juegos del Hambre. Al menos esta tiene un principio aceptable aunque luego se alargue y se hunda, haciendo que uno tenga ganas de que Valentine les fulmine a todos.
Quizás con un director más habilidoso que Harald Zwart (qué hombre con más poco brío), un montador mejor (y no solo de videoclips como parece) y algo más de presupuesto que no tenga que inventar excusas tontorronas para no ver a un maldito licántropo convertido en lobo…
Homenaje a los libros que a saber si algún día leeré.
Al menos no tiene el “mágico” efecto que tienen películas como La brújula dorada, que hacen que si ves la película, rehúyas el libro por mucho que sea mejor. Esto tampoco quiere decir que vayas directo a leer esta obra juvenil, que hay muchas obras importantes que siempre nos quedan pendientes.
En definitiva, he aquí Ciudad de hueso (que creo que me perdí la aparición de cierta urbe): el comienzo de otra saga que a saber si continuará. Se agradece matar las neuronas de vez en cuando con algo medianamente soportable.
Estoy por escribir una saga adolescente donde los chavales
lleven casco cuando se suben a una moto.


SPOILER Luego, para rematar la faena, hay hasta un brillante deus ex machina donde Clary dibuja una megarruna (de poder 15 + 1) y todos los demonios se quedan parados (como en las Embrujadas) y lejos de destruirlos, simplemente los esquivan. Asombroso. FIN DEL SPOILER

12 comentarios:

  1. Di que sí, que no llevar casco en la moto te puede matar. Y yo tengo buenos recuerdos de Embrujadas, aunque también es verdad que han pasado años desde que veía esa serie. En cuanto a esta película, viéndola anunciar me recordó sospechosamente a Crepusculo, y prefiero pasar; de los libros: una vez vi la portada de uno con una frase de Stephenie Meyer, todo eso fue suficiente para no querer saber nada de esta saga.
    Yo no sé como lo hacen, pero muchas sagas juveniles (ya sea en cine o en libro), tienen muy mala pinta (al menos para mí). Y es cierto que no he leído muchas, pero prefiero eso a encontrarme con libros que me entran ganas de incinerar. Hay libros juveniles que quiero leer, pero no me fío, y no espero encontrarme gran cosa, aunque me puedo llevar alguna grata sorpresa; por suerte hay sagas dirigidas al público joven que merecen mucho la pena (gracias por existir Lemony Snicket).
    Y no creo que ver algo que te mata neuronas pueda ser muy bueno...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema del casco lo suelo pensar en demasiadas ocasiones. Sé que es raro... pero...

      Un amigo me dijo que Embrujadas enganchaba por otra razón. Me saca un par de años, pero me dejó reflexivo: las chavalas no llevaban sostén. Curioso.

      Me temo que por las fechas en las que salió esta obra, todo solía tener una frase de Meyer o similar para conseguir un poco más de lectores. Maniobras de marketing.

      Las neuronas mueren sí o sí, uno elige si lo prefiere con algo realmente bueno (lo mejor), algo entretenido (pues vale) o algo realmente estúpido (Jackass). Prefiero las dos primeras. No siempre se puede ver El séptimo sello.

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Pues debo de ser una de esas personas que no veía Embrujadas por eso, nunca lo había notado.

      Marketing que atraerá a algun@s, y hará huir a otras personas (yo por ejemplo).

      Eliminar
    3. Yo nunca me di cuenta. Soy muy inocente.

      Eliminar
  2. Yo no he leído los libros y por lo que han comentado, no debe parecerse mucho a ellos, ya que como tú dices, no explican nada. En cualquier caso siento curiosidad y probablemente saque de la biblioteca el primero, que lea más o no... eso ya no lo sé.

    Gracias por tu reseña, una película que no debo ver ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ana

      Bueno, si tienes algún día en el que estás aburrida, puedes verla sin pedir mucho. Solo para pasar el rato.

      Sobre no explicar nada... me parece incluso peor en Los Juegos del Hambre, una mala adaptación donde muchas cosas no se explican.

      Ya me contarás si te lees los libros. Yo por ahora no les he podido dar una oportunidad... tengo bastantes otros pendientes que me llaman más.

      Un saludo y gracia spor tu comentario.

      Eliminar
  3. Pues es verdad la película hace que desaparezca cualquier deseo de leer el libro, y se me ocurre una idea de la razón por la que a los jóvenes de hoy en día los absorbe una serie de libros insulsa sobre criaturas sobrenaturales y es que se han preocupado tanto por seguir prototipos idealistas y plásticos que al ver diferentes criaturas llenan un poco su necesidad de diferenciarse y alimenta su deseo de sobresalir por algo que sea si no único al menos poco común.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he leído los libros, así que no puede opinar sobre ellos. Entiendo los deseos de los adolescentes de escapar a través del género fantástico, que es a veces donde se pueden sentir más atraídos, el problema es cuando no son grandes obras. Creo que habría que pensar más en cómo Harry Potter enseñó cosas a la vez que servía para escapar de esta realidad aunque también la reflejase.

      Si los jóvenes quieren monstruos, que lean La Cosa del Pantano de Moore y compañía. Creo que será la última vez que les gustará jugar con demonios jajaja

      Un saludo y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  4. Ya sabía yo que iba a crear confusión. La bruja demonio, como tu dices, Dorothea, no es una bruja demonio. Es una bruja a secas. Lo que pasa en el libro es que la matan. Y un demonio ocupa su cuerpo. Otra cosa mal explicada.

    Me parece que has sido demasiado bueno en la crítica. ¿Qué le pareció a tu chica? ;D

    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cris, entendí lo de la bruja (lo abrevié así en el texto). Sea como sea, yo soy el demonio y lo primero que hago es sacar ese piano de mi casa... por si las moscas.

      Y si fuera Cazador de Sombras colocaría unos megaaltavoces con esas notas de piano para encontrar a todos los enemigos y patearles el trasero. O subiría la música hasta hacerles reventar la cabeza, al estilo Mars Attack!

      Sí, he sido demasiado bueno jajaja Mi parienta lo primero que dijo cuando concluyó la película fue: "no van a hacer la segunda parte". Fue una visionaria vista la noticia de esta semana donde la aplazaban indefinidamente.

      Un saludo y gracias por el comentario.

      Eliminar
  5. Sinceramente la película no fue lo mejor.. Magnus Bañe en el libro lo pintan como un chico de aprox 21 años excéntrico y en la película lo ponen como un señor todo serio.. en fin los libros son increíbles.. la pelicula tal vez no pero los libros 100 % recomendados

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me apunto la recomendación. Muchas gracias y disculpa el despiste a la hora de responder a tu comentario. Un saludo :)

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...