lunes, 20 de mayo de 2013

Doctor Who. Temporada 7: ¿Doctor qué?


Debe ser complicado ser el arquitecto de una serie con cincuenta años de historia. En esta séptima temporada, Moffat ha limado alguno de los errores de la sexta, pero aún así Doctor Who es una serie de la que siempre se espera más, porque ha llegado más allá que el resto de las series de ciencia-ficción.
La séptima temporada (desde el nuevo comienzo en 2005) de Doctor Who ha terminado este pasado domingo con el capítulo titulado The Name of Doctor. Estamos ante una temporada que se ha caracterizado por los buenos capítulos y otros no tan buenos (alguno más bien aburrido y sin gracia). Las dos preguntas eran: Doctor who? Pero también quién era su nueva acompañante Clara.
Estamos ante una temporada rara como si sola. Dividida en dos tandas, a finales de 2012 todo empezó con la pensada (y algo pesada) despedida de los Pond. A veces, pienso cómo dos personajes pasan de gustarte a ser algo cargantes (la culpa es del horrible final de la sexta temporada). Rory siempre me caerá bien incluso Amy, pero la sensación de que sobraban ya empezaba a ser un hecho. Tal vez, despedirlos al final de la anterior temporada hubiera sido mejor.

La séptima comenzaba con El manicomio de los daleks, que ha pasado a ser mi descripción de cómo algo te gusta algo en el momento, pero cuando lo piensas... no tanto. Los daleks de Moffat no consiguen liarla tanto como, por ejemplo, los de Russel T. Davies. La idea de que el manicomio fuese el parlamento dalek me parecía mucho más creativa que la que decisión que tomó al final Moffat. Al menos, nos presentaban a alguien que se convertiría en un enigma: Oswin (Jenna-Louise Coleman), que pareció dar algo de vida a la serie gracias a una cosa que siempre ha tenido Doctor Who: cambio.


El segundo episodio Dinosaurios en una nave espacial fue, justamente, eso: dinosaurios en una nave espacial. Una aventurilla con efectos especiales chulos donde supimos que Rory y Ron Weasley eran hermanos y que Angus Finch tuvo un pasado bastante oscuro. Lejos de los actores de Harry Potter, otra vez se sembraba una idea más currada que la original: ¿y si el Doctor está comportándose de una forma tan oscura, no solo por viajar solo, sino por viajar al pasado de los Pond porque ya los ha perdido?

Luego vino Una ciudad llamada misericordia, un homenaje al western con algo de steampunk donde la música de Murray Gold (mejor que en la sexta temporada) hace un homenaje a Morricone. ¿El problema? El Doctor se comporta de una forma más oscura y esperamos algunas explicaciones. Un episodio de relleno que si se mira, parece incluso fuera del arco argumental de esta séptima temporada. Como curiosidad, se rodó en Almería, donde se llevaron a cabo tantos westerns en su momento.


El cuarto episodio El poder de tres, pese a ser precipitado, presentaba una trama de una invasión que nos recordaba a la época del anterior showrunner, Russel T. Davies, y eso siempre mola. Además, la dirección y el guion rompían un poco las reglas habituales de Doctor Who (véase el inicio del episodio, que me parece genial cómo resume todo). Pese a que se presentaba a un personaje con mucho potencial Kate Stewart (Jemma Redgrave), la hija del brigadier Lethbridge-Stewart de la serie clásica, y se recuperaba a U.N.I.T. de paso, el final me pareció precipitado y eso que tenían a un villano bastante interesante.

Y llegó el quinto y último capítulo de la mitad de esta séptima temporada: Los Ángeles toman Manhattan. Y Moffat disfruta poniendo de los nervios con este pulp salvaje. Amplia la mitología de Los Ángeles Llorosos, se vuelca en la sentimentalidad, disfruta haciendo llorar a los fans… Y luego, el fan piensa y no encuentra lógica a cosas como una Estatua de la Libertad que es un Ángel Lloroso (¿no eran solo de piedra -la Estatua es bronce-? Moffat dice ahora que no), ¿por qué el Doctor no regresa al mismo año a salvar a los Pond y, si la paradoja es muy grande, por qué no a un año después? Da igual, todo el mundo llora, Moffat sonríe.


Tras estos bajones que al menos no rozaban lo soporífero de algunos capítulos de la sexta temporada (salvo quizás el western, que merecía algo mejor), tuvimos el especial navideño de todos los años; en esta ocasión, titulado Los Hombres de Nieve, que hizo que muchos recuperásemos la fe en Moffat, lo pasásemos bien, y nos preguntásemos quién diantres era Clara. Podéis leer más sobre mi opinión de este capítulo pinchando en la reseña que le hice.

La segunda mitad comenzó con Las campanas de Saint John (o San Juan) que fue el episodio donde Moffat dijo: “os voy a hacer temer al Wi-Fi”. Y a un servidor no terminó de convencerle, pese a que se parecía a los de la era Davies o a El poder de tres de esta misma temporada. Al menos, Clara volvía para poner las cosas claras… No, es mentira, solo era un juego de palabras.

A este episodio le siguió Los Anillos de Akhaten… Y aquí viene la polémica. Muchos lo sitúan como uno de los peores capítulos desde el regreso de Doctor Who. Irónicamente, ¡a mí me encantó! No solo por el homenaje a la escena de la cantina de Star Wars, a ese aire despendolado de serie B (ese alien perruno), la trama de la hoja, la simpatía que despierta Clara… sino sobre todo por la idea del parásito planetario y la idea de tener que cantar a ese falso dios para calmarlo o tener que entregar recuerdos a cambio. Y ese maravilloso y épico discurso del Doctor.



La Guerra Fría. Referencia por la etapa histórica y el regreso de los Guerreros de Hielo. Una trama sencillita que bebía mucho de cierto dalek de la primera temporada de Davies, pero no llegaba a dar tanto miedo. Se quedaba en una aventurilla que olvidaba que, para causar terror, los enemigos del Doctor necesitan ser más empáticos con el espectador y echar en cara al Señor del Tiempo todo lo que realmente ha llegado a ser: un hombre que ha cometido demasiados errores.


Escondido es un capítulo donde se nos pretendió dar miedo (¿por qué tanta manía con el terror?) y, aunque se pasa bien viéndolo, no aporta gran cosa (y menos cuando repite tanto los planos de la casa “encantada” y la lluvia). Al menos la idea del fantasma viajero del tiempo y los monstruos capaces de infundir miedo en el Doctor (¿por qué?), no estaba nada mal.

Viaje al centro de la Tardis fue un capítulo para enamorarse de nuevo de la serie gracias a esa travesía con paradoja temporal que nos regaló este tercio final de temporada. Sin duda, Clara demostró su valía en esta aventura con varios momentos en que te preguntas: ¿cómo arreglarán esto?



El horror carmesí fue un episodio de transito. Una pena para el escritor Mark Gatiss, un actor y fan de Doctor Who, pero que no ha conseguido aún hacer un gran capítulo, pese a momentos interesantes de la narrativa como cuando imita a un film clásico en blanco y negro (o sepia). El problema es que el Doctor ya no salva incluso a la gente que no lo merece, como pasa con cierto (asqueroso) parásito.



Pesadilla en plata. El esperado episodio de Neil Gaiman que a pocos les encandiló como su pasado capítulo de la sexta temporada La mujer del Doctor (el listón estaba alto). Sin embargo, yo le encontré su gracia aunque fuese demasiado apresurado y pocos personajes se desarrollasen del todo, como el fantástico Porridge interpretado por Warwick Davies. Quizás haya cambiado la mitología de los Cibermen, pero esperábamos más (el capítulo de la ciberwoman de Torchwood me sigue dando más miedo que otros de los cibermen de la serie principal, salvo quizás El ejército de fantasmas y El día del juicio de la segunda temporada).


El nombre del Doctor. El final de temporada que más he temido. No solo por el mal sabor que me dejó el desenlace de la anterior, sino porque quizás Moffat la liaría de mala manera queriendo revelar el auténtico nombre del Doctor (lo que le quitaría la gracia a la serie y sería un error monumental). Pero no, no es así, al desenlace ha tenido otro juego y… bueno, la ha liado, pero con la sorpresa final de cierto personaje del pasado del propio Doctor. Ya veréis. Al menos, se ha solucionado el enigma de Clara (que para un servidor se volvió previsible) y que se convierte en una de las mejores e indispensables compañeras. Este capítulo es el mejor de la temporada, entre otras cosas por el número de homenajes que hay a los anteriores Doctores (Gaiman también hizo un par de guiños bastante buenos).

Cuenta atrás para el cincuenta aniversario
Si os fijáis, he hablado poco del Doctor. Menos mal que en esta temporada ha hecho más que las anteriores, aunque haya tendido a usar su destornillador sónico para todo (al menos, fue útil contra ciertos villanos que controlaban el sonido). La primera parte de la temporada se caracterizó por un Doctor que tendía hacia la oscuridad, nadie sabía bien porqué. Más tarde, su redención en Navidad como era de esperar. Y una segunda tarde donde tenemos a un Doctor tan loco como siempre, pero obsesionado con saber qué o quién es Clara Oswald Oswin, la Chica Imposible. Matt Smith mejora en muchos detalles y debe currarse incluso una versión malvada de sí mismo (otra, para Gaiman) y consigue tener alguna de esas historias que son las que hacen que pueda ser tu Doctor favorito (se echa en falta). Al menos, en esta ocasión, la compañera, Clara, ha demostrado que salvaba al Doctor por un motivo y no como en la era de los Pond, que parecían siempre ser capaces de hacer de todo aunque nunca hubieran sido señalados con algún gran destino (la serie parecía llamarse Los Pond y el Doctor durante ese momento).
La mayoría de los episodios han sufrido de cuatro defectos: finales precipitados (algunos habrían valido más la pena si hubiesen sido en dos partes, véase El poder de tres o El nombre del Doctor), un arco argumental poco definido, malos y monstruos de aspecto espeluznante pero muy desaprovechados y ante todo el temor que para gustar solo se pueda tender hacia la autorreferencia para el inminente cincuenta aniversario añadiendo que a un servidor sus favoritos de esta séptima han sido los más típicos de la etapa de Davies.
Esperemos que Moffat tome nota y haga el especial del cincuenta aniversario que Doctor Who, estrenada en noviembre de 1963, se merece (no solo esperamos a Tennant, esperamos a todos los Doctores vivos). Será una forma de que nuestro tiempo y eterno viaje con el Doctor siga valiendo la pena. 
¡Gerónimo!

17 comentarios:

  1. Pensaba que si este blog ya no habia por donde cogerlo es porque yo habia cambiado, pero es que veo tus reseñas antiguas donde DISFRUTABAS y eras capaz de sacarle lo bueno a lo que logicamente, no era perfecto, pero desde que eres un amargado y todo es flojo esto se ha vuelto vomitivo de leer, definitivamente no volveré a venir por aqui porque entrada tras entrada solo me indigno de como puede existir gente asi.

    Y si, contestaras con lo tipico de oh, que troll fuera, o no te queremos aqui o cualquier gilipollez tuya, pero si este blog esta vacio es porque hace mucho tiempo que por dios sabe que aire gafapastil te ha entrado que esto es completamente intragable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, una de las cosas divertidas de este mundo es poder dar tu opinión la compartan o no otras personas... Y respetar las opiniones de los demás, que es algo que sé que ciertas personas no pueden tolerar. Así de sencillo.

      Si este blog y un servidor te parecemos todas esas cosas, no tienes porqué perder el tiempo comentándolo ni leyéndolo. Así de sencillo. Y no, no es una "gilipollez", es que me imagino que toda la gente tiene mejores cosas que hacer con el tiempo que tenga.

      Tomo nota, pero para la próxima pon tu nombre igual que yo firmo con el mío.

      Eliminar
  2. Creo que mi opinió sobre cada capítulo es justamente la opuesta a las tuyas... jaja. Solo te diré que mi episodio favorito de la primera mitad de temporada fue "A town called Mercy". Excepto "Nightmare in silver" y "Rings of Akhaten" que a mi también me gustaron., y el último, me pareció un capítulo genial, donde Moffat demostró que aun sabe hacer buenas historias.

    Quizá yo le hubiera dado una calaverita más a esta temporada, que me ha gustado realmente mucho más que la anterior, sobre todo por Matt Smith que se ha convertido en un actorazo en su paso por la serie.

    En fin, un placer volver a leer tus criticas, me gustan mucho.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Daniel

      Pues para eso estamos, ¡para discrepar! Me alegro de que te gustasen.

      Creo que si le doy una calavera más a esta temporada, a las de Russel T. Davies debería darle unas cuantas más jajaja

      Muchas gracias, me alegro de que te gusten. Espero algún día retomar las críticas desde la tercera temporada.

      Un saludo. =)

      Eliminar
  3. Estoy viendo la temporada, me quedan al menos cuatro capítulos, y hasta el momento estoy bastante contento, a mí también me gustó Los Anillos de Akhaten (Siempre me gustan los capítulos donde El Doctor da uno de sus discursos). Estoy seguro de que la "Flojera" de esta temporada va a estallar en el aniversario, o si no ya verás. xD

    http://sanchezdelaguia.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Miguel Ángel

      Me alegro de que seamos unos cuantos ya los que nos gustó este capítulo (a mí también me gustan los discursos de Doctor jeje).

      Eso esperemos y tengamos un aniversario como el Doctor manda. Espero la aparición de los otros Doctores... Espero.

      Gracias por tu comentario, un saludo.

      Eliminar
  4. ¡A mi me encanto Los Anillos de Akhaten! la verdad fue el único que me gusto aparte de Hide y The Name Of The Doctor...con el cual me quede patidifusa al verlo...¡que ganas tengo de que llegue noviembre para ver el 50º aniversario!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, AmeNoUzume

      Bueno, pues aquí estoy encontrando las excepciones o es que la gente a la que no le gustó, gritó bastante por los foros y demás.

      A ver qué tal el 50 aniversario.

      Gracias por tu comentario, un saludo =)

      Eliminar
  5. Enhorabuena, acabo de descubrir por casualidad tu blog, y me encanta y Doctor Who es otra de mis pasiones. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, bienvenid@. Si quieres puedes hacerte seguidor del blog.

      Un saludo. =)

      Eliminar
  6. Me encanta este blog donde se quedan posteadas hasta las críticas pasadas de vueltas y se respetan todos los criterios aunque haya quien no entienda de eso que se llama respetar a los demás y enriquecerse con opiniones contrarias a las de uno mismo. Yo me he quedado de momento en el episodio de "Los Ángeles Toman Manhattan" y me ha entrado un bajón tonto de los míos. A ver si mañana recupero el ritmo de nuevo. Allons-y, Alonso !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que te guste el blog, Carmen, y me alegro de que tengas la mente abierta y respetes los gustos de los demás. Hay más gente que debería aprender eso.

      Cuando terminas la temporada, ya me dices qué te ha parecido =)

      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  7. haber acabo de empezar la 7a temporada y el asilo de los daleks es lo mas decepcionante del mundo , no se explica de donde salen todos los daleks lo ultimo que se sabe de ellos es lo de el nuevo paradigma dalek en la 5a y pooom ahora vuelven a ser mogollon , en la era davies davan una cierta continuidad .

    Lo mismo paso con los cibermen , en el ultimo especial de navidad de davies aparecen los cibermen del universo paralelo y en moffar aparecen cibermen que no se sabe de donde coño han salido , son humanos son mondas? a quien le importa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente nos importa a los fans de verdad, pero a saber si Moffat responde a alguna de estas incógnitas.

      Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  8. He visto algunos capitulos en forma desordenada, en distintas encarnaciones del Doctor. Así que mi opinión no es muy calificada.
    De los capitulos que mencionas, me gustó el misterio de la identidad de la chica sobreviviente de la nave caída en el manicomio de los daleks. Está el hecho de que no todo es como parece. Y que El Doctor hace preguntas lúcidas, con apariencia de trivialidad. Despues de todo los televidentes tienen bastante menos de los 900 años del personaje.
    La oscuridad del Señor del Tiempo está explicada en alguna de la frases, de que el hecho de perdonarle la vida a enemigos como los daleks, El Amo, le ha costado la vida a sus víctimas.
    Y el hecho de no cambiar el tiempo, para salvar a sus amigos, tal vez se deba a malas experiencias, como la del primer Doctor, que intenta convencer a sus acompañante, de que no es posible cambiar la historia, para salvar a los aztecas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Demiurgo

      Disculpa por la tardanza a la hora de responder a tu comentario y muchísimas gracias por comentar esta crítica sobre la serie Doctor Who en su séptima temporada.

      Personalmente, me quedaría con la etapa de T. Davies como showrunner en vez de la elaborada por Moffat tras él (en la serie moderna, me refiero). Pese a que hay capítulos aislados en la etapa del recreador de Sherlock que me gustan como La mujer del Doctor o Vincent y El Doctor, creo que se ha perdido todo lo que creaba arcos cohesionados, coherentes, divertidos, capaz de hacer pensar y aumentar la mitología del Doctor.

      Sin duda, los ingleses saben crear buenos personajes y también elaborarlos de nuevos para los espectadores. Por ejemplo, el magnífico episodio Las aguas de Marte viaja de nuevo al tema que mencionas en cuanto al serial de Los Aztecas: la responsabilidad del Doctor en cuanto a cambiar el tiempo... y, sin duda, responde de una forma que consigue hacer vibrar los cimientos del personaje.

      Muchísimas gracias por tu comentario una vez más,
      Un saludo. :)

      Eliminar
  9. A mi me gustó los anillos de Akhaten pero no Pesadilla en plata. La verdad es que yo entendí que no te gustó el final de la temporada 6 pero a mi me encantó es, además, uno de mis episodios favoritos de doctor who (2005), la temporada 6 dejó una buena oportunidad para hacer lo mejor de lo mejor, pero confieso que la temporada 7 no fue así, de hecho hay episodios que no me gustaron en absoluto (Hide, Pesadilla en plata, y el peor fue el segundo capítulo) y que el final no me gustó demasiado, me entristeció un poco, pero el error más grave a mi entender fue, sin duda, la explicación de cómo Clara se "rompió", pero me gustó ver a los otros Doctores y, en fin esta temporada estuvo bien pero después del épico (sí, épico) final de la sexta temporada me esperaba más.

    Saludos :)
    Alex

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...