domingo, 21 de octubre de 2012

Déjame entrar (Let me in), no te abro la puerta

Owen es un niño que se siente solo, no tiene amigos, sus compañeros de clase le pegan, sus padres están siempre enzarzados en disputas… Y entonces conoce a la única persona que le tratará bien: un monstruo.
Críticas de cine:
Déjame entrar
Let me in, remake de la película original.
Déjame entrar es el remake de la película (para algunos) de culto del mismo nombre, basado en una novela de John Lindqvist. Trata sobre el monstruo como metáfora de ser diferente, la crueldad de los niños y el final de la infancia.


Matar al niño que fuimos


La cinta es una película que juega con algunas de las claves del terror más actual, a partir de un villano tan clásico como el vampiro (aquí encarnado por una extraña niña interpretada por la prometedora Chloë Grace Moretz, la pequeña de filmes como Kick-Ass o 500 días juntos).
Un niño maltratado en la escuela, olvidado por sus padres, se hace amigo de una joven que resulta ser un monstruo. Una premisa que mezcla la infancia con el nacimiento de la vida adulta, algo que ya fue tocado con gracia por Stephen King en su novela Carrie (y en la primera adaptación al cine, de Brian de Palma).[1]
La película elimina varias partes de la novela, aunque intenta permanecer fiel a los momentos más escabrosos y duros de la cinta, como el tema del bullying.
La cinta olvida un poco la frialdad tanto del libro como la primera versión en pos de cierta espectacularidad más o menos bien llevada, por ejemplo en las escenas más violentas, la fotografía o el maquillaje vampírico.
No obstante, nunca he terminado de comprender el encanto de muchos hacia la primera película, este remake que parece casi olvidado y la propia novela (la cual me aburrió bastante en su momento). Al menos, en la versión americana se reduce la intervención de los personajes que giran en torno a la mujer que una vez convertida en monstruo estalla en llamas (una de las partes más soporíferas de la novela).
Póster de la película Déjame entrar. Fuente.
Hay que reconocer, eso sí, que escenas como la de la piscina están mejor en la versión original (llena de un lirismo que la versión americana busca y pocas veces consigue), donde el niño termina aceptando que va a morir, significando el fin de su infancia.
Matt Reeves intenta hacer una gran película, imitando los toques de la versión sueca, y consigue un film aceptable, pero que cae en un ritmo lento en el último tercio que acaba aburriendo.
La música no está mal, aunque tampoco aporta demasiado, al igual que los intentos de dar miedo y que no consigue.
En definitiva, Déjame entrar (Let me in) es una cinta para pasar el rato que no está nada mal y, quizás, dependiendo de cada uno, incluso capaz de sorprender. Personalmente, algo sobrevalorada.
El espectador debe decidir si deja entrar o no. Fuente.


[1] Curiosamente, en el remake, Chloë Grace Moretz dará vida al personaje de Carrie en esta nueva versión.

10 comentarios:

  1. la vi, pero para mi es una película del montón, en fin como tu dices para pasar el rato esta bien ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mari

      Estoy completamente de acuerdo con lo que dices, no sé cómo ha podido tener un movimiento de fans tan activo en algunos sectores. Para mí, se alarga demasiado.

      Gracias por tu comentario, un saludo.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Hola, David

      Cuestión de gustos, a mí me aburre y no termina de convencerme demasiado, además de los efectismos algo baratillos a los que no encuentro su encanto.

      Gracias por el comentario y compartir tu opinión, un saludo.

      Eliminar
  3. Tengo pendiente esta versión americana.
    Desde luego, la primera adaptación me pareció extraordinaria.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pedro

      Para mí, lo siento por decirlo así, creo que es bastante prescindible, aunque quizás te guste. Ya me comentarás.

      Un saludo y gracias por tu comentario =)

      Eliminar
  4. El libro y la cinta originales son una terrorífica preciosidad. Dales una oportunidad porque merecen la pena. Al menos a mi me asombraron.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rondi

      Leí el libro y he de decir que me pareció algo frío y la parte de los personajes amigos de la mujer que al final se prende fuego al convertirse me aburrió soberanamente. No lo recuerdo con un grato cariño.

      Aún así, me alegra de que haya gente a la que le guste esta película y le sorprenda.

      Un saludo y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  5. A mi me gusta la película. Me parece una vuelta de tuerca mas al mito vampírico bastante interesante, fresco y original. Si tengo que elegir una, me quedo con la sueca sin dudarlo, pero el remake no me parece una mala versión. Y Grace Moretz me parece una pequeña vampiresa bastante interesante, aunque la niña sueca da mucho mas mal rollo. Yo me uno a la gente que le gusta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pedro

      No me parece tan original, como ya comenté, Stephen King ya lo hizo en su día y Brian De Palma lo llevó al cine.

      En cuanto a la niña, en el libro es un niño castrado. Un dato irrelevante, pero que quiero que conste en acta.

      Un saludo y gracias por tu comentario.

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...