jueves, 27 de septiembre de 2012

Críticas de cómics: La Cosa del Pantano de Alan Moore. Volumen 3

Tras la gran batalla, la Cosa del Pantano regresa a por la única mujer que ama, Abigail, pero puede que el mal de los humanos se disponga a separarlos para siempre. ¿Habrá valido tanta tragedia y pérdida para este desenlace?

Críticas de cómics:
La Cosa del Pantano de Alan Moore. Volumen 3

El adiós de La Cosa del Pantano. Fuente.
Contenido: Final de la etapa de Moore (del capítulo 51 al 64). En dos números, Stephen Bissette y Rick Veith respectivamente).
Guionista: Alan Moore.
Dibujante: John Totleben, Rick Veith, Stephen Bissette, Tom Yeats, Alfredo Alcalá.
Editorial: En España, ECC. En Estados Unidos, DC.
Precio: 32 €
Género: Terror, ciencia-ficción, aventuras, drama.
Año de la edición: 2012. Aparecidos originalmente entre 1986 y 1987.

“Me llamaba Alec Holland… Desperté en el laboratorio… La bomba estaba pegada… Debajo de la mesa. Intenté agarrarla… Para desactivarla… Pero ya era tarde… Y ardí… Y morí quemado… Por encima del dolor… El crepitar y el chisporroteo… Oigo al Parlamento de los Árboles. ¿Poder? No se trata de poder. La madera debe estar en paz consigo misma. El poder incita a la furia… Y la furia es un incendio descontrolado. Ay, Abby. Te quiero, Abby”
LA COSA DEL PANTANO.

El creador y editor de La Cosa del Pantano, Len Wein, llamó a Alan Moore y le preguntó si quería escribir sobre el habitante de la ciénaga. Moore le colgó. Pensaba que era una broma. Wein insistió y gracias a eso obtuvimos la mejor etapa de La Cosa del Pantano. Aquí tenéis la reseña de su final.



Batman vs. La Cosa del Pantano. Fuente.

Del terror al espacio


La saga de Gótico Americano (reseña aquí) supuso una reflexión sobre el poder de los monstruos. Alan Moore, con su mirada siempre perspicaz, escribía sobre mujeres lobo, vampiros acuáticos, fantasmas… Pero siempre innovando, dispuesto a hacer algo diferente con ellos. A su vez, la Cosa del Pantano descubría su verdadero estatus: un dios entre los hombres. Hubo una gran batalla y ahora… ¿Qué pasará?

La Cosa del Pantano vuelve a casa en busca de Abigail, pero puede que lo haya perdido todo. La visión de Moore sobre los superhéroes y los personajes de este universo, siempre descarnada, refleja como el gobierno intenta meter entre rejas a Abigail por haber estado con “una bestia”, es decir, la Cosa.

La ira del habitante de la ciénaga no se hace esperar y atacará la ciudad donde Abigail se encuentra cautiva: Gotham. Este tomo se viene arriba en los espectaculares episodios donde la Cosa demuestra su poder y convierte la ciudad de Batman en un vergel, esperando que Abby sea liberada. ¿Podría el mundo ser mejor si la Cosa gobernase el mundo con sus poderes de dios? Es uno de los temas que Moore abordaría en Watchmen con el Doctor Manhattan.

Gotham sufre la ira de La Cosa del Pantano. Fuente.

El héroe estrellado

El fin de la Cosa del Pantano. Fuente.
Tras esos grandes momentos, el tomo (la etapa) parece bajar un poco el nivel. Puede que sea por alguna historia de relleno o algún capítulo no escrito por Moore, pero el comienzo de la experimentación con la odisea espacial de La Cosa del Pantano se hace algo más pesada. No es extraño, todo ello coincide con una de las épocas más duras para Moore. Escribía Miracleman, trabajaba ya en Watchmen, hacía algunos números especiales… Mes a mes, tenía que demostrar su calidad y lo hacía. Pese a ello, es admirable el talento de Moore para reflejar diferentes mundos, sobre todo en el episodio donde una criatura alienígena se “enamora” de la Cosa del Pantano. Un número donde la búsqueda de lo diferente es la clave. 

De tal manera, se mantienen las grandes frases (cuesta elegir solo dos para una reseña), hay grandes instantes… El lector es parte ya de esta gran aventura.

¿Es un buen final? La Cosa es ahora casi una divinidad, ¿qué final se le podría dar? Haber usado a sus viejos enemigos para un último asalto parece imposible, más cuando los poderes de la Cosa le permiten liquidar a cualquiera de sus enemigos con solo desearlo (termina siendo tan cruel como la propia naturaleza). 

Habría que señalar que quizás es un desenlace algo descafeinado aunque con unas dosis para pensar que no están nada mal. ¿Qué es ser un dios? ¿Por qué los superhéroes (o las divinidades) no salvarían el mundo?

Dibujando el bosque

La Cosa del Pantano es una de esas obras donde lo único bueno no es el guion, sino también el apartado gráfico. Se demuestra sobresaliente, pasando de la atmósfera del terror a la ciencia-ficción como también hacía el libreto.

Los dibujantes encargados de esta obra han sido John Totleben y Rick Veith, aunque antes se contó con Stephen Bissette. Todos ellos, tanto en portadas como viñetas, darían lo mejor de sí para crear una obra de recomendable lectura.

Añadir el genial trabajo de la colorista Tatjana Wood. Uno no comprende cómo La Cosa del Pantano ha llegado a editarse en blanco y negro alguna vez, cuando colores como el verde o el celeste (en el capítulo Mi cielo azul, por ejemplo) llegan a ser tan importantes.

Y hablando de ediciones, ECC concluye así la labor de publicar los tomos que comenzó en su día Planeta DeAgostini (recordemos que ECC se hizo con los derechos de DC Comics en nuestro país). De tal manera, los dos tomos de Planeta se ven finalizados por este de ECC sin apenas cambios (¡menos mal!). Incluye tapa dura, dos introducciones de Bissette y un texto final con biografías y sobre el propio personaje.

El celeste y triste número Mi cielo azul de La Cosa del Pantano. Fuente.

El fin del viaje


Tras tantas aventuras con la Cosa del Pantano, la travesía llega a su culmen con un número onírico. Puede que el tramo final haya sufrido algún traspiés, pero no deja de ser una joya en conjunto. Alan Moore daba fin así su largo periplo, al igual que la Cosa del Pantano. Quizás, él sea ese trovador que surca el pantano en el último número.

La Cosa del Pantano es un cómic de obligada lectura para cualquier fan del noveno arte y, en especial, de Alan Moore. No echéis raíces hasta que lo hayáis leído y disfrutado.

La despedida de la Cosa del Pantano de Alan Moore. Fuente.

“Y entonces, el mundo gira… Y alguien se cae.
Y Dios, qué larga es la caída”.
ABBY.

4 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo con tu reseña. Este tercer tomo empieza bien pero se va desinflando, sin dejar de ser una excelente lectura.
    Obra maestra que al fin tenemos completa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pedro

      Sí, otra obra de Moore fantástica que por fin vemos completada. Me tendré que proponer terminarme todas las obras que me quedan de Moore. Seguramente, acabe convirtiéndome en mago si lo consigo.

      Gracias por tu comentario =)

      Eliminar
  2. Menuda alegría me has dado.
    Después de los problemas editoriales y la espera eterna, ya daba por hecho que mis volúmenes I y II se quedaban huérfanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pedro

      Yo también me temía lo peor y que dejasen la serie sin terminar, por suerte hemos conseguido que terminen esta gran obra.

      Gracias por tu comentario y espero tu opinión tras su lectura.

      Un saludo.

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...