19 de agosto de 2012

Críticas de cine: Oldboy, el camino de la venganza


Un hombre es secuestrado durante quince años. Durante ese tiempo, su esposa es asesinada (se le culpa de ello) y su hija desaparece. Cuando el protagonista logra escapar, comienza su venganza y la búsqueda de por qué fue atrapado… Pero ¿querrá saberla?
Críticas de cine:
Director : Chan-wook Park.
Guionista: Chan-wook Park, Hwang Jo-yoon, Im Joon-hyung. Basado en el manga de Nobuaki Minegishi y Garon Tsuchiya.
Intérpretes principales: Min-sik Choi, Ji-tae Yu, Hye-jeong Kang, Dae-Han Ji.…  Consultar el restodel reparto en IMDB
Música: Cho Young-wuk
Nacionalidad: Corea del Sur.
Duración: 120 minutos.
Año: 2003.
Género: Suspense.
“Ríe y el mundo entero reirá contigo. 
Llora y llorarás solo”

¿Hasta qué punto nos puede llevar la sed de venganza? Sobre eso reflexiona la trilogía de Chan Wook Park (compuesta por: Sympathy for Mr. Vengeance, Oldboy y Simpathy for Lady Venguance).
Una de las escenas más impactantes: alguien quiere contar una historia,
cuando el otro desee contar la suya, las cosas cambiarán.
Hacer pagar
La película está protagonizada por Oh Dae-Su (un gran Min-Sik Choi) y trata sobre cómo escapa del secuestro y busca a quién lo encerró. Punto de arranque prometedor.
En esos quince años, Dae-Su ha perdido la razón, su única meta es hacer sufrir a los que le privaron de la libertad y se dedica a buscar en su propio pasado quién pudo ser el culpable de su tormento.

Algunas de las escenas más impactantes de la cinta.
Por un lado, sabemos que el personaje no es ningún santo, ni antes ni después del encierro. Por otro, sabemos que el protagonista acepta la venganza como única motivación, siendo lo único que le queda. A su vez, es dirigido, desde fuera, por su captor (mediante llamadas de móvil, por ejemplo). Como dice el villano del film: Dae-Su cambió su prisión por una mayor, no está libre.
Siendo prisionero de la vendetta, Dae-Su conoce a la joven Mi-do (Hye-jeong Kang), ella se enamora de él, pero él sigue su camino en busca de la persona que le apresó en su momento... Pero todo cobrará un nuevo sentido llegado el momento adecuado.
Por esa parte, el descubrimiento que hace Dae-Su del propietario de su antigua prisión se me antoja algo pillado por los pelos. La idea de un tipo cuyo negocio sea secuestrar a gente y meterlos en pequeños pisos durante el tiempo que el contratante quiera es espeluznante. A partir de ahí, Dae-Su debe descubrir quién fue el que contrató al propietario de ese “hotel”.
Una de las escenas más impactantes.
Lo que fue marca lo que será
La respuesta está en el pasado. La película es bastante pasional, no sólo con la sangre sino también con el componente romántico. Todo parte de un amor frustrado y monstruoso (como muchas cosas en la cinta). La película parece que gira en torno a la venganza de Dae-Su, pero, en realidad, lo hace en torno a Woo-Jin Lee (al que da vida un brutal Ji-Tae Yu). Por algo, esto es una historia sobre la vendetta.
Esto es cine que busca emocionar y conmover, en parte gracias a la calidad de su director Chan-wook Park que llena de lirismo este brutal relato (añadimos el poder de la banda sonora). Porque el guion es algo simple, pero lo importante es cómo lo cuenta: los travellings durante una de las peleas, las transiciones, los tipos de plano… La cinta se llena de lirismo en muchos momentos, pero no incompresible por suerte.
El problema del film es que sí, busca emocionar y conmover, pero si nos paramos a pensar un poco la sorpresa final no es tan sorpresa (me lo veía venir desde la escena de cama) y la historia tiene algunos huecos e hila demasiado fino para que todo encaje perdiéndose algo de credibilidad, aunque ¿quién piensa que quisieran verosimilitud? Porque la hipnosis es casi usada como un arma (en realidad, no se pueden crear inducciones de tal nivel) o el villano está en todos lados y sabe de todo.
Otra visión del protagonista.
Un film que no es perfecto
La trama se vuelve, por tanto, rocambolesca. No es raro que en algún punto, más allá del gore, sino en cuanto a los giros, parezca que inspirase cosas como Saw.
La película se hace lenta en algún momento, aunque consigue que sintamos una atmósfera mal sana y busquemos por qué demonios fue encerrado el protagonista durante quince años. Su búsqueda parece ser la nuestra.
Sin embargo, otro “contra” está en que no se insinúa demasiado, sino que se muestra demasiado. De ahí que la sorpresa no lo sea (pese a los otros giros que se incluyen en los veinte últimos minutos) y que la cinta parezca que termina unas cuatro veces (el descubrimiento, la venganza final, el recuerdo de la muerte y la última hipnosis algo ambigua).
Puede que Oldboy no sea para un servidor la película de culto que algunos ven, pero es una oportunidad de ver un cine algo diferente y pasar un buen rato recordando eso de que la venganza es un bosque profundo donde puedes perderte (como decía cierto personaje de Kill Bill).
Ríe y el mundo entero reirá contigo...
“Nos amamos aún sabiendo lo que éramos, 
¿podréis hacer lo mismo?”







4 comentarios:

  1. No la he visto. No soy muy fan del cine oriental, pero tal vez valga la pena echarle un ojo a esta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, superñoño

      Como sabrás, yo tampoco, pero creo que vale la pena echarle un ojo o dos. Ya me contarás si la ves al final.

      Muchísimas gracias por tu comentario, un saludo =D

      Eliminar
  2. El manga esta en el que esta basada esta pelicula esta muy bien yo le doy un 7 sobre 10

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.