sábado, 16 de junio de 2012

Críticas de series: Misfits (Temporada 3), ¿adiós a Nathan y las sorpresas?



Una pandilla de jóvenes acaban haciendo trabajos sociales tras haber cometido varios delitos. Lejos de reformarse, una tormenta le da superpoderes a cada uno de ellos. Tras sus primeras desventuras, mientras intentan sobrevivir, dicen adiós a uno de ellos, Nathan y reciben a uno nuevo Rudy… Y el caos no ha hecho más que empezar.
Críticas de series:
Misfits (temporada 3)
Año: 2011
Creador: Howard Overman.
Directores: Tom Green, Tom Harper, Owen Harris (Consultar el resto).
Guionistas: Howard Overman, Jon Brown.

Actores: Joseph Gilgun, Nathan Stewart Jarret, Iwan Rheon, Lauren Socha, Antonia Tomas [Consultar resto del reparto]
Nacionalidad: Reino Unido.
Número de episodios: 8,
Género: Superhéroes, aventuras.

“Te estoy dando placer”
RUDY
Misfits es una serie irreverente que toma los típicos recursos de las teleseries para adolescentes, pero, lejos de hacer lo de siempre, les da superpoderes y decide alejarse de la búsqueda de lo épico, para contarnos una historia diferente. Una vez más, los ingleses demuestran su calidad creativa.
Por un momento, pensé que esta tercera temporada sería brillante, como las dos anteriores, pero, por desgracia, al final no. Los dos capítulos finales, con la trama de los zombis y los fantasmas, aburren y dicen poco pese al melancólico final (con viaje del tiempo incluido).
Los antihéroes de la serie.
¿Y por qué? Estos autores fueron capaces de contar una historia excelente cuyo villano era un tipo con el poder de… Controlar la leche. Sí, así, tal y como he escrito. Eso en la segunda temporada, en la tercera no consiguen mucho con un material más explotable: los muertos vivientes… Aunque la visión de los fantasmas es algo más interesante, pese a que se podría haber sacado más (pero me gustó el detalle de la chica cristiana que, tras morir y ver que no hay Dios, pretende vivir la vida… Tras ya haber muerto una vez).
Tal vez, o los guionistas han dejado de sorprendernos o ha sido, más bien, que nosotros ya no nos sorprendemos. ¿Quién sabe?
Eso sí, la incorporación de Rudy (el camaleónico Joseph Gilgun) no ha estado mal. El abandono de Robert Sheehan (Nathan) sigue doliendo (se le echa de menos), aunque Rudy consigue ser una especie de Nathan que después se va volviendo, más y más, en un personaje con personalidad propia. Remarcar que es el monstruo de circo del que reírnos, de él, no con él. Quizás, su papel dentro de la trama no sea tan grande y, a veces, sólo sea un relleno, pese (o por) su poder (multiplicarse, sacar su otra personalidad, directamente). Por ejemplo, la parte del episodio que narra su “enfermedad venérea”, se queda en un chistecito y nada más.
¿Y si Hitler hubiera ganado la IIGM?
Uno de los capítulos trata de eso.
La serie tiene el bajón de la mitad en las dos primeras temporadas, en la tercera, por desgracia, es al final de esta. Se siente demasiado, aunque ahí están las buenas ideas: todo el episodio de Curtis y su “cambio de sexo” es genial, la idea de los nazis dominando el mundo sin perder la Segunda Guerra Mundial es estupenda… A menudo, son ideas bien ejecutadas, pero se echa de menos la chispa de las primeras temporadas.
Una de las gilipolleces de Rudy.
Los superpoderes juegan cada vez menos terreno a favor de la relación entre Alisha y Simon (el verdadero protagonista de una serie falsamente coral) y la de Kelly y el traficante de poderes (al cual se le ha quitado todo el misticismo con el que contó en su día). 
Por el camino hay homenajes incluso a los cómics (otra gran idea la del chico dibujante y el destino trazado por su lápiz), pero con la mala baba y la guasa de los habitantes de Albión (esa que tanto nos chifla).
Rudy pensó la primera vez que no había que ir armado para enfrentarse
a... ¡GATOS ZOMBIS!
Con el desenlace, nos quedamos en: ¿y ahora qué? Ya veremos, puede que lo mejor esté por venir o… No. Deseemos que sí.



6 comentarios:

  1. A mi tambien me parecio muy floja... y lo peor es que ahora se marchan Alsha y Simon... la serie se queda sin gente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Kin G. Haro

      Echaré más de menos a Simon, que me parecía que se había convertido en el protagonista.

      Acostumbrado que estoy a que se vayan los personajes que me gustan de series como Doctor Who, espero que aprendan de esta y la tomen como una oportunidad para algo tan sencillo como es refrescar la serie con nuevos personajes y no copias de los que se fueron.

      Gracias por tu comentario, un saludo =D

      Eliminar
  2. Ah, la pérfida Albión sí que sabe hacer series... pero es una pena que no siga igual de bien que en las anteriores temporadas...sigo pensándome si verla o no. Eso de los nazis y los gatos zombie me tienta... mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Misery

      Reconozco que he usado el término Albión de forma gratuita, pero es que suena tan bien que tenía que usarlo jaja

      Creo que podría, cuanto menos, entretenerte. Son británicos, te reirás un rato y te preguntarás: "¿cómo son capaces de hacer eso?". Además, creo que Simon parece, a veces, un personaje salido de tus historias.

      Ya me contarás si la ves, gracias por tu comentario y hasta la próxima =D

      Eliminar
  3. Yo me bajé en mitad de la primera temporada, la serie no me decía nada... La idea es muy original, pero los personajes no consiguieron llenarme, y no me gustó demasiado como llevaron las cosas en lo poco que ví.
    Tendré que darle una segunda oportunidad tarde o temprano... Pero hay tanta serie y tan poco tiempo. Déjame algo de tu tiempo que a tí te sobra para hacer todo!!! XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, superñoño

      La mitad de la primera temporada se hunde un poco, pero luego se le va cogiendo el tranquillo. Prueba si no tienes ninguna que ver este verano.

      Creo que en cuanto a tiempo, no puedo regalar el giratiempos de... Ejem, ¿por dónde íbamos?

      Gracias por tu comentario, un saludo =D

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...