viernes, 30 de septiembre de 2011

Críticas de cómics: Príncipe Valiente: 1937

Exiliado, el joven príncipe de Thule, Valiant, perderá todo para convertirse en más de lo que ha sido nunca: guerrero, escudero, caballero. Esta es la historia del famoso Príncipe Valiente, miembro de la Corte del Rey Arturo, fiel amigo, poderoso enemigo, pero, ante todo, un héroe.
Críticas de cómics


Contenido: Historietas del año 1937.
Autor: Hal Foster.
Editorial: Planeta DeAgostini.
Precio: 2,99 €.
Páginas: 63.
Género: Aventuras, histórico, fantasía, capa y espada…
Año: Original, 1937. Edición, 2011.

“Seguido muy de cerca por sus implacables enemigos, el Rey de Thule llega a la costa tras una ardua cabalgada”.
INICIO DE “PRÍNCIPE VALIENTE”
“Príncipe Valiente” es una de las obras del noveno arte más apreciada por los críticos y los fans del cómic clásico. Hay ensayos y cientos de reseñas que hablan de este relato de las aventuras de un príncipe destronado. La mayoría lo consideran un hito fundamental en el tebeo.
La pregunta que alguien profano en “Príncipe Valiente”, como yo, se hace cuando se acerca a este tebeo: “¿es realmente tan bueno o está sobrevalorado? Es decir, ¿es, de verdad, una obra maestra?”… La respuesta es “sí, lo es”.
El Príncipe Valiente, por Hal Foster.
Estamos ante un tebeo que es un precursor de muchos maestros del cómic. Curiosamente, es una obra muy narrativa, pero también visual. Entre sus características está, por ejemplo, que no hay bocadillos de diálogo o pensamiento. Parece un cuento ilustrado viñeta a viñeta.
Hal Foster, una leyenda de los cómics.
El primer tomo, correspondiente a 1937, comienza de una manera que nos recuerda a las antiguas historias de caballería, incluso con un pequeño toque de cuento de hadas. Pronto se convierte en una historia de aventuras, con muchas intrigas y una continuidad que, lejos de entorpecer, enriquece. 
Porque sí, Valiant crece con los años y pasa de ser un quinceañero para ser muchos años después un caballero, casado y con hijos. Cosa que han olvidado los tebeos de superhéroes habituales con la llamada "ilusión del cambio".
No obstante, sólo es un inicio, un augurio de que esto irá a mejor y nos topáremos con historias aún mejores más adelante que redondearán "Príncipe Valiente".
El encargado de llevar a cabo esta obra con tanto mito artúrico reconvertido, tanto en dibujo como literariamente, es Harold Foster, afamado por aquel entonces gracias en su trabajo llevando a las viñetas al personaje de “Tarzán” de Burroughs.


Una muestra del excelente trabajo de Foster.
El estilo literario de Foster, aunque pueda resultar algo redundante (aunque no se debe juzgar a ciertas obras con la vara que usamos ahora, después de tantos años), está lleno de un aire solemne (a veces roto con las exclamaciones), pero que siempre nos transporta al ambiente que quiere explorar en su aventura del considero como primer tebeo adulto (aunque Foster lo enmascaró como un cómic juvenil para poder meter historia más serias poco después).
En cuanto al dibujo de Hal Foster me habían hablado muy bien de él y, ahora que he podido verlo con mis propios ojos, lo considero  estupendo (mejor que el de muchos dibujantes de tebeos actuales, por ejemplo). Algunos se quejan de que sea poco narrativo o muy alejado de los canones actuales, pero yo lo he disfrutado por su realismo, detallismo y expresividad, además de dejar varias viñetas muy buenas. ¡Y eran tiras que hacía Harold Foster semana tras semana, no mes tras mes! Asombroso su trabajo.
Además, "Príncipe Valiente" es una historia que te permite descubrir referencias del cómic. Por ejemplo, la máscara demoníaca que crea Val para atormentar a un peligroso enemigo fue tomada después, como homenaje, por Kirby a la hora de crear a Etrigan (y que recuperarían autores como Alan Moore en "La Cosa del Pantano"). El parecido es asombroso.
Este tomo, que no está nada mal, es el primero de la colección de Planeta DeAgostini. Recopila todas las tiras aparecidas en los periódicos en 1937, con una traducción que me ha parecido correcta y un color bueno (sin ningún “sacrilegio”).
En definitiva, “Príncipe Valiente: 1937” es el inicio de una hazaña dentro del mundo del cómic, que nos hace disfrutar de un tebeo clásico demostrando que el noveno arte nunca tiene límites. Muy recomendable principio de una joya.
Cosas buenas:
-Estilo narrativo.
-Calidad gráfica.
-La trama y su versión del mito artúrico.
-Buenos momentos condensados en una página (una tira).
-Es precursor de muchos cómics actuales de gran calidad.
Cosas malas:
-Es sólo el inicio de algo mayor, el resto de la saga de “Príncipe Valiente”.



“Con un ahogado gemido, el ogro se derrumba lentamente sobre el suelo, y aquel corazón que no conocía la misericordia deja de latir de puro pánico”
Fin del primer tomo.

4 comentarios:

  1. Demasiadas cosas, demasiadas cosas... Seguro que antes de que me muera lo vuelven a reeditar.

    ResponderEliminar
  2. Hola, superñoño

    Piensa que con la calidad de algunas series actuales, más vale dejarlas, ahorrar y pillarte "Príncipe Valiente" xD

    Gracias por tu comentario, hasta pronto.

    ResponderEliminar
  3. Tambien es verdad, pero soy un completista incorregible...

    ResponderEliminar
  4. Hola, superñoño

    Yo lo fui durante una época, pero ya no. Mucha tomadura de pelo veo yo en algunas series actuales... Prefiero un buen tomaco.

    Gracias por tu comentario =)

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...