2 de agosto de 2011

Críticas de cómics: Superman: Hijo Rojo

En plena Guerra Fría, Estados Unidos y la Unión Soviética se enfrentan, capitalismo contra comunismo. La balanza parece que se inclinará a favor de la Unión Soviética cuando en sus tierras se descubra un ser venido de otro mundo con poderes de un dios. 
¿Qué hubiera pasado si Superman no hubiese caído en Estados Unidos, sino en la URSS? ¿Qué ocurriría si Superman se convirtiese en un arma de la Unión Soviética, Lex Luthor en la única esperanza de Estados Unidos y Batman en un peligroso terrorista?
Críticas de cómics:
“SUPERMAN:
HIJO ROJO”
Título: “Superman: Hijo Rojo”
Contenido: Los tres episodios en los que se divide esta novela gráfica autoconclusiva.
Autores: Mark Millar (guion), Dave Johnson, Andrew Robertson y Kilian Plunkett (dibujo).
Editorial: En España, Planeta DeAgostini. (En EEUU, DC).
Precio: 15,95 €
Páginas: 160.
Género: Superhéroes, ciencia-ficción, ucronía.
Año: 2009, Edición 2010.

“Les ofrecía una utopía, pero luchaban por su derecho a vivir en el infierno”
SUPERMAN

“Superman: Hijo Rojo” pudo ser una obra maestra, pero, finalmente, no lo fue. Tras terminarlo, está la sensación de que el cómic hubiera sido superior con unas cien páginas más para desarrollar ese mundo al que nos traslada: la visión del Superman soviético, su mundo dictatorial, ese revolucionario conocido como Batman, un extraño Linterna Verde…
El terrorista conocido
como Batman.
El guionista Mark Millar elaboró una ucronía, donde más cosas cambian además de la caída de la nave de Superman cuando bebé en la URSS en vez de EEUU. Por ejemplo, ese Batman nacido en Rusia (y aún así llamado "Batman"), el Green Arrow relegado a ser periodista del “Daily Planet” o ese Jimmy Olsen convertido en director de la CIA.
No obstante y, a riesgo de ser pesado, esta obra bebe mucho del “Watchmen” de Alan Moore: un Superman que nos recuerda al Doctor Manhattan (no sólo por ser usado como un arma, sino por su hastío hacia los humanos), ese Lex Luthor que parece Ozymandias (el hombre más inteligente del mundo), una situación de Guerra Fría y superhéroes de la que bebía la magna obra de Moore… Y si fuera poco, el Batman revolucionario del crossover que Moore ideó y que nunca se llevó a cabo “El Crepúsculo de los Superhéroes”. Por no mencionar, que esa versión de Bruce Wayne también es un poco del personaje de V de “V de Vendetta”, otra obra fundamental de Moore. Un Batman terrorista que también nos llega a recordar al cansado Batman de “El regreso del Señor de la Noche” de Frank Miller (otra obra fundamental del tebeo, junto a “Watchmen”, que cambió la forma de ver el cómic de superhéroes).
Superman, el Hijo Rojo de la URSS.
Superman y Stalin... Símbolos de la
URSS
Millar desarrolla este “¿Y si…?” con bastante talente, sorprendiendo, interesándonos, nos encontramos en un mundo que no es el nuestro, pero se le parece. Seguramente, gracias a que Millar está muy contenido (lejos de sus arranques “guayescos” de obras como “The Ultimates” o su puro efectismo “Ultimates Vengadores” o “Kick-Ass”), nos regala su mejor obra junto a “El Elegido”.
El “pero” más evidente es, sin duda, lo corta que se hace y eso que tiene buenísimas piezas para llevar a cabo una grandísima obra, pero que no son demasiado aprovechadas (véase el Batman que podría haber dado más de sí). Otro “contra” es que el dibujo, que en algunos momentos recuerda a los carteles propagandísticos de la URSS, no es siempre tan bueno como al principio, aunque intente mantener la linealidad pese al cambio de dibujantes.
Sobre el final, a mí ha conseguido sorprenderme con su paradoja temporal y ese golpe de efecto que nos guardan las últimas páginas, aunque insisto: hubiera sido una obra más perfecta con más páginas para explorar este mundo alternativo creado por Mark Millar, con guiños a personajes de toda la vida o de la real como es ese JFK impopular, casado con Marilyn Monroe, y Nixon asesinado en su lugar, por ejemplo.
En conclusión, “Superman: Hijo Rojo” pudo ser una obra maestra, no lo fue, pero no deja de ser un excelente tebeo.
"El superhombre existe y es soviético".
“Batman: una fuerza del caos en mi mundo de orden perfecto. El lado oscuro del sueño soviético. Se rumoreaba que era un millar de disidentes asesinados. Decían que era un  fantasma, un muerto viviente. Un símbolo de rebelión que nunca se aplastaría mientras el sistema sobreviviera. Anarquía vestida de negro”.
SUPERMAN

6 comentarios:

  1. Es lo mas cercano a obra maestra que he leido en los comics más actuales. Me encanta el mundo totalmente distinto que he salido de la mente de Millar. Creo que el comic está bien con la duración que tiene. Creo que es una obra redonda. Prefiero esto a que se alargua otras cien paginas mas y se disuelva el mensaje y todo lo que ha hecho Millar en esta obra.

    ResponderEliminar
  2. Hola, superñoño

    Para mi gusto le falta indagar más en ese mundo. Por ejemplo, un Superman soviético que es llamado Superman ¿por qué? Son pequeñas cosas en las que autores como Moore si se paraban a pensar a la hora de escribir sus grandes obras.

    Es un gran tebeo, excelente, pero quizás hubiera podido ser mejor si Millar lo hubiese explotado mejor (¡ojo! No quiero decir que con las guayesquerías que hace a veces).

    No obstante, eso, un gran tebeo a leer sí o sí.

    Muchas gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. Para ser Millar, un guionista mas cercano a Ennis que a Moore, me parece una obra redonda.Moore es altamente superior a Millar e indaga en los detalles cosa que no creo que Millar consiga nunca. Las obras de Millar son para pasar un rato en grande. Creo que con esta obra Millar dio un soplo de aire fresco a Superman y demostro que si quiere también puede hacer obras mas ''serias''.

    ResponderEliminar
  4. Hola, superñoño

    Yo lo decía sin compararlo con nadie. Cuando leo una ucronía espero que me expliquen hasta los detalles, porque lo más nimio puede hacer que ese mundo se venga abajo.

    Sobre Superman, sí, necesitaba historias así. Por desgracia, ha contado con pocas obras maestras, para mi gusto.

    Un saludo y gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  5. Superman comunista???!!! Jajaja, perdón pero es muy fuerte. Me gustaría ver también al "Capitán Irak" en vez de "América", jajajaja, pero creo que estas cosas se le ocurren solo a DC.
    De todas formas, mola la imagen de superman con la hoz y el martillo en el pecho, aunque me quedo con Omega Rojo, porque coloso e sun disidente ;)

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Hola, Kramer

    jeje Pues sí. En este universo alternativo, como ves, la nave donde vino Superman no cayó en USA, sino en la Unión Soviética y pasó a formar parte del gobierno de Stalin.

    Me gustan estas movidas raras en plan: "¿y si...?"

    Sobre el Capitán Irak, curiosamente, en The Ultimates Volumen 2 había algo parecido. Era un chaval (creo que de Iraq o Afganistán) que era sometido a un experimento para convertirlo en supersoldado contrario a Estados Unidos: si mal no recuerdo, lo llamaban el Comandante. Curioso xD

    Omega Rojo, otro de esos grandes villanos "rojos". jeje Coloso en un número quedó traumatizado y, tras lavarle el cerebro, se convirtió en un "héroe" ruso, Proletariado. En Internet encontrarás algunas imágenes.

    Me encanta la Guerra Fría en los tebeos, he de reconocerlo jaja

    Te recomiendo esta obra, creo que te lo pasarías bastante bien.

    Un saludo y muchísimas gracias por tu comentario, hasta la próxima visita.

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.