martes, 22 de febrero de 2011

Críticas de cómics: La Cosa del Pantano de Alan Moore. Volumen 1

Alec Holland está muerto, descompuesto en un pantano, donde tomará la forma de una criatura llamada la Cosa del Pantano. La etapa del guionista de Alan Moore con el personaje creado por Len Wein y Berni Wrightson es un momento imprescindible, no sólo para la Cosa del Pantano, sino también para el mundo del tebeo.
Críticas de cómics:
“La Cosa del Pantano de Alan Moore. Tomo 1”
de Alan Moore (guion)
y Stepehen Bisette y John Totleben (dibujo).
La Cosa del Pantano de Alan Moore. Fuente.

“Los misterios son maravillas que se pueden considerar y comentar, pero los secretos son una carga que se lleva en soledad”.
CAÍN
TÍTULO: La Cosa del Pantano (Volumen 1 de 3)
GUION: Alan Moore
DIBUJO: Stephen Bisette y John Totleben
EDITORIAL: Planeta DeAgostini
PRECIO: 30 €

A mediados de los ´80, Alan Moore era un guionista inglés que se estaba ganando una buena reputación, pero todavía no era una estrella. El Genio de Northampton empezaría a consagrarse cuando llegó la oportunidad de “guionizar” la Cosa del Pantano, un personaje de DC que se movía más en el terreno del terror que en el de los superhéroes de sus compañeros de universo (como Superman o Batman).



El enorme pantano de la Cosa. Fuente.
En su larga etapa, Moore daría una lección de lo buena que puede ser una serie y de cómo no estancar el medio en simples convenciones, buscando siempre algo nuevo desde el número 1 (titulado con acierto “Cabos sueltos”) hasta la verdadera lección, nunca mejor dicho, que supone “Una lección de anatomía” (donde el personaje de Len Wein cambia para siempre) y ese tono se mantendría durante toda la serie e incluso yendo a más y mejor con la saga American Gothic (o Gótico americano).
Un lector no puede hacer otra cosa que quedarse perplejo ante el atrevimiento de un número como Ritos de Primavera, el terror de Amor y muerte, la fuerza épica de Abajo, entre los muertos, la sorpresa de Una lección de anatomía, la tristeza de Cabos sueltosNúmero tras número, Moore nos lleva por una amplia gama de sentimientos que en este primer tomo concluyen con un atisbo de esperanza, de amor.
Durante la travesía, Moore no atenta contra el pasado del personaje. Sin olvidar las historias de Len Wein y otros creadores, aunque dando su propia visión, hace que la Cosa del Pantano emprenda un viaje nuevo donde un lector de etapas anteriores podría sentir que esa sigue siendo la Cosa del Pantano que leía antes de Moore, aunque vaya a mejor con cada número. Alan Moore también muestra un grandísimo respeto por el trabajo de otros grandes autores; por ejemplo, en el número dedicado a ese gigante en el arte que era Jack Kirby al rescatar al personaje del demonio Etrigan (que aparece también en el primer arco argumental de The Sandman, escrito por el amigo de Moore: Neil Gaiman, por cierto).
El escritor Alan Moore escribe por tanto, desde el respeto a la propia obra, al público y a sí mismo (cuando desde joven leía estos tebeos).
Página de la Lección de Anatomía de La Cosa del Pantano. Fuente.
En toda la historia, sin duda, Moore ya empieza a usar muchas de las cosas que serán rasgos propios de sus obras: frases geniales cargadas de poesía, simetrías, juegos visuales, la capacidad dejar que sean las imágenes las que hablan, la importancia de los secundarios, los detalles que en una relectura cobrarán nuevos sentidos…
En este comienzo del camino, Moore nos regala momentos inolvidables, algunos de ellos que tienen que ver con algunos de los mejores y más importantes personajes de DC. Sí, me refiero, por poner una muestra, a su descripción de esos dioses modernos que son la Liga de la Justicia, con hermosas metáforas simplemente geniales. Es la capacidad de Moore para ver de manera diferente lo que conocemos una de las grandes virtudes del autor.
Presentación del célebre número de 
La Cosa del Pantano: 
La Lección de Anatomía.
Por cierto, destacar cómo es capaz de generar miedo en un determinado momento, cuando visitamos el peligroso manicomio de Arkham, donde están muchos de los enemigos de Batman (¿no están todos locos, como el propio Batman). Simplemente con decir que el Jóker ha dejado de reír es una de las cosas más siniestras y una de las muestras de lo extraordinario y original que llega a ser Moore con personajes, a veces, tan quemados. Cosa que llevaría a cabo con sus historias de Superman o la histórica, La Broma Asesina.
A su vez, el guion, aparte de contener todo esto, tiene frases que te son imborrables y, que como habréis visto últimamente, han servido para la sección del blog de citas. Moore es un mago del caos, pero también un gran escritor y un gran maestro.
También cabe destacar cómo la editorial DC fue valiente quitando la etiqueta del Comic Code de La Cosa del Pantano. La desaparición de este sello (que aseguraba- ¿o censuraba?- que no habría violencia extrema, escenas fuertes y demás desapareció afortunadamente) rompió los límites del arte del cómic. Desde ese punto, la serie tiene una inflexión en la que Moore y sus dibujantes se sueltan la coleta y se atreven con todo.
Uno no puede más que rendirse ante la fuerza de una obra que marcaría huella en el mundo del cómic, una obra que merecería tener la gloria que tienen tantas joyas literarias.
No obstante, el trabajo de Moore no hubiera funcionado sin dos dibujantes que ayudaron en su etapa: Stephen Bisette y John Totleben. Pese que en algunas ocasiones tuvieron que ser sustituidos por la falta de tiempo o que su trabajo no mantiene siempre la fuerza que lo caracteriza en gran parte, se nota que los tres son uno en La Cosa del Pantano.  
Los pocos defectos que encuentro a La Cosa del Pantano no se encuentran en la propia historia o sus autores, sino en las ediciones que ha habido. Pese a que la nueva edición recopilatoria de la editorial Planeta no está mal, la verdad es que no es tan buena como la de The Sandman o Predicador. Por ejemplo, el tipo de tapa dura no es igual, tampoco hay una cinta para marcar las páginas, contiene algunas erratas, se echan en falta más extras (más bocetos, algunas entrevistas, etc.)… También me cansa particularmente algunas presentaciones que tienen spoilers, aunque ya la culpa no sea tanto de la editorial española que publica estas obras como de los autores. Quizás sería mejor colocarlas al final y no llevarte ningún spoiler por el camino (he optado últimamente por leerlas al final y no arruinarme las sorpresas). Podría haber sido mucho mejor para el precio que tiene. Esperemos que en siguientes ediciones subsanen estos defectos.

El origen del ¿héroe? Fuente.
Podría seguir durante páginas alabando el trabajo de Moore en La Cosa del Pantano, hablando de todas sus virtudes, de lo imprescindible que es, pero creo que ya lo habéis entendido y no quiero quitaros más tiempo para que cojáis algo de pasta y vayáis a por él. Merece la pena.
Una obra por la que cualquiera de nosotros, gente que intenta ganarse la vida con sus historias, vendería su alma a Etrigan o cualquier demonio. Valdría la pena.

“[…] Demos gracias por que haya alguien vigilando…
Los lugares que no vigila nadie”
SUPERMAN
(en La Cosa del Pantano,
de ALAN MOORE). 

2 comentarios:

  1. Esta mañana mientras estaba en mi librería de cómics habitual, he visto los tomos de La Cosa del Pantano en una estantería, y algo me ha hecho fijarme en ellos, llamese la influencia de este blog, llamese X; el caso, que habría sido una locura comprarlo porque he ido a comprar otra cosa, además de que casi no se nada de dicho cómic, pero puede que en un futuro no muy lejano pruebe a pillarme el primer tomo a ver que pasa.
    En cuanto a los spoilers de la propia edición, a mi me pasó eso mismo con la integral de Hellboy, aunque por suerte eran spoilers de cosas que ya sabía, pero si no las sabes pues jode un poco...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Hitos

      Pues si te apetece, píllate los dos primeros antes que Planeta se deshaga de ellos por el tema de la pérdida de los derechos sobre el material de DC Comics. ECC, la editorial que los tiene ahora, solo ha sacado el tercer tomo hasta la fecha.

      Me puedes llamar X también. Me sentiré un X-Men por un momento. Si quieres. xD

      Lo mejor de algunos cómics es que te sorprendan, así que ya sabes. Sobre Hellboy, algún día tengo que volverme un iniciado de ese personaje, ya que ha salido el tema jeje

      Gracias por tu comentario, un saludo.

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...