jueves, 19 de enero de 2017

David Bowie: The Last Five Years, la inmortalidad de un genio

David Bowie en el videoclip de Blackstar, uno de sus últimos temas. Fuente.

Hace unos días se cumplía el primer año de la muerte de David Bowie, uno de los genios artísticos más importantes de la Historia. De forma honesta diré que haber vivido en el mismo mundo y tiempo de Bowie me parece algo de un valor inconmensurable. Ese es mi nivel en cuanto a una estrella como Bowie. Existir en el mismo mundo que él (aunque Bowie estuviese a galaxias de distancia) es un privilegio, como haber vivido en el mismo tiempo que Leonardo da Vinci, Diego Valázquez, Mozart, etc. Tal es el poder del gigante de las mil caras, fascinante e hipnotizador, que trescientos sesenta y cinco días después de su muerte, muchos seguidores lo han recordado y la BBC se ha sumado a este recuerdo con el documental: The Last Five Years.

miércoles, 18 de enero de 2017

Crítica del libro: Coraline de Neil Gaiman, un viaje fantástico a otro mundo

Gato y Coraline, según la adaptación cinematográfica basada en el novela de Neil Gaiman de la que os voy a hablar en esta entrada a modo de comentario. Fuente.

“¡Nombres, nombres, nombres! Los nombres son lo primero que desaparece cuando se extingue el aliento y el corazón deja de latir. Los recuerdos permanecen más con nosotros que los nombres”- Fantasma.


Ilustración de Chris Riddell sobre CoralineFuente.
Cuenta Neil Gaiman que el origen de Coraline se produjo cuando, una vez, le preguntó a su hija qué había hecho ese día y ella le contestó que una bruja la había encerrado el sótano, pero que ella la había vencido y había escapado con los fantasmas de los niños que la bruja había aniquilado. Como ya hizo una vez cuando su enfadado hijo le dijo que desearía cambiar a su padre por dos peces de colores (y que daría pie a un cuento escrito por Gaiman e ilustrado por Dave McKean), a Gaiman le llamó tanto la atención que ahí surgió la novela corta que acabaría titulando Coraline, en honor a un nombre que escribió mal (pero que le sonaba a unoauténtico).

Coraline es la historia de una pequeña que se muda con sus padres a una vieja casa. Debe pasar lo que queda de verano allí, enfrentándose al aburrimiento, porque sus padres no le hacen ningún caso, pero cuando descubre una puerta secreta que la lleva hasta un mundo paralelo donde puede tener todo lo que quiera, se dará cuenta de que existen horrores peores a los que plantar cara. La Otra Madre le promete todo lo que ella quiera, un mundo feliz; a cambio, Coraline solo deberá renunciar a sus ojos y permitir que le cosan unos botones en su lugar… Pero ¿dará todo Coraline por ser feliz?

martes, 17 de enero de 2017

El día en que tuiteé a Derek Landy

Esta entrada (casi de diario) contiene escritores, grimosos y detectives esqueletos... ¿A qué no os podéis resistir a leerla? Fuente.
Mirad, llevo desde hace un buen par de horas feliz porque me ha ocurrido algo genial en las redes sociales (se escucha música de tensión). Bueno, ya sabéis lo que pienso sobre las redes sociales (mi blackmirroresca mirada al presente), pero oye, si algo decente ocurre, también lo digo para que tengáis armas contra mí cuando me ponga en plan orwelliano. Os cuento.

Este fin de semana he estado viendo Una serie de catastróficas desdichas (de la que espero hablaros pronto), y sí, es la serie basada en las novelas de Lemony Snicket y que ha sido rebautizada como Una serie de desafortunados eventos (la magia de las traducciones). Sea como sea, A series of unfortunate events es una serie (ja..., como su nombre indica) al que el formato le encaja perfectamente (y no solo desde el título): es divertida, oscura, siniestra, entretenida y es una aventura constante.

lunes, 16 de enero de 2017

Música: While my guitar gently weeps, cover de Regina Spektor

Kubo y su guitarra mágica. Fuente.
"Os veo a todos mientras mi guitarra llora dulcemente". La letra de esta canción es maravillosa.

Descubrí While my guitar gently weeps mientras sonaba en los créditos de Kubo y las dos cuerdas mágicas, una película de animación que os recomendé a todos recientemente y que me dejó realmente fascinado por ese uso de la fantasía y la imaginación que posee.

domingo, 15 de enero de 2017

Crítica de la película: La Novia Cadáver, hasta que la muerte nos una de nuevo


Fragmento del póster de La Novia Cadáver, una de las mejores películas de la filmografía de Tim Burton. Fuente.

En una escena de la película, el villano pregunta a la espectral protagonista si se puede romper un corazón que ya ha dejado de latir y, sin duda, es uno de los temas de toda esta gran propuesta.

Estamos en una época de contar y escuchar cuentos así que he decidido revisar La Novia Cadáver (Corpse Bride) de los directores Tim Burton y Mike Johnson, una joya de la animación del año 2005 a la cual le rindo homenaje de vez en cuando, porque es una de las películas que más me han influido a lo largo de mi vida.

sábado, 14 de enero de 2017

Moulin Rouge!: Your song

Y sí, este es un post sobre un musical. Advertidos estáis. Fuente.
A riesgo de quedar como un cursi (aunque sé que nunca esperasteis más de mí en este asunto), he decidido rescatar esta canción, Your song, pero no en su versión seguramente más conocida (la de Elton John... Lo siento, sir), sino la que se hizo para Moulin Rouge!, el musical de Baz Luhrmann y protagonizado por Ewan McGregor y Nicole Kidman.


¿Y cómo alguien como yo, que va de oscurillo por la vida, le puede gustar esta canción? Bien, me pasé mi tardía adolescencia viendo esta película sin parar, porque me encantaba la banda sonora, me encantaba la fotografía, su montaje hiperrápido (tipo videoclip en algunas ocasiones) y, sobre todo, me complacía esa historia dramática, de enamorados, vencidos, bohemios, realistas... Belleza, verdad, libertad y, por encima de todo, el amor y ese dogma de los bohemios de esta película.

No suelo ser un gran admirador de los musicales, que a menudo me parecen largos o siento que no siguen para delante con la trama principal cuando se ponen a cantar... Pero hay excepciones como Moulin Rouge!, Rocky Horror Picture Show, Pesadilla antes de Navidad... No lo puedo evitar.

Y hace poco, vi de nuevo Moulin Rouge! y me di cuenta de que me seguía gustando, que no había perdido ni un ápice de todo aquello que me agradó en su día y quizás era hora de compartirlo también por aquí. No obstante, sigo siendo un cursi algo bohemio. Y eso no lo puedo evitar.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...